Central Trabajadores se moviliza en ofensiva contra corrupción

Por lunes 28 de noviembre, 2005

La Habana, 28 nov (EFE).- La Central de Trabajadores de Cuba (CTC), la única organización sindical autorizada en el país, se ha movilizado para sumarse a la ofensiva contra la corrupción encabezada por el líder cubano, Fidel Castro.

Poco días después de que Castro anunciara una nueva campaña contra la corrupción, responsables de la CTC lanzaron un discurso autocrítico e instaron a los trabajadores a sumarse a la ofensiva, según informó hoy el semanario "Trabajadores".

Pedro Ross Leal, secretario general de la CTC, subrayó durante el VI Congreso del Sindicato de Comercio, Gastronomía y Servicios, que se celebró la semana pasada y al que no tuvo acceso la prensa extranjera, la necesidad de erradicar los "vicios" que afectan al sector.

Según un informe debatido en el Congreso, estos van desde fraude hasta alteración de los productos pasando por apatía, falta de control, nepotismo y "sociolismo", como se conoce en Cuba al "compadreo".

Los problemas de funcionamiento interno del sector no se deben únicamente a la falta de recursos sino "a la pérdida de la vergüenza, la moral y de la honradez", denunció el dirigente sindical en el Congreso, de acuerdo con "Trabajadores".

"Tenemos que hablar de cómo vamos a resolver los problemas de carácter interno", añadió, "hay que tocarle el corazón a la gente, hay que tocarle el hombro y decirle: enderézate".

Marino Murrillo, viceministro primero de Comercio Interior, consideró que es necesario mejorar los modelos de control de los recursos para evitar los desvíos y buscar "mayor productividad y eficiencia".

Durante el encuentro dirigentes sindicales regionales, como Norberto Blanco, de La Habana, reconocieron que "hay compadreo, trapicheo, introducción de mercancías de origen dudoso, compra de mercancías para prestar un servicio y alteración de los precios de los servicios", que se suman a la falta de recursos y agudizan los problemas internos del sector.

Otros, como Asela Vázquez, de Santiago de Cuba, admitieron la responsabilidad de los cuadros de la CTC en la corrupción del sector.

"No podemos decir que no sabíamos lo que ocurre. Fuimos paternalistas y somos responsables de lo que hagan los trabajadores. Con las indisciplinas caímos en la ilegalidad, la corrupción y el delito", apuntó.

"El movimiento sindical debe empezar a rectificar, a corregir errores", insistió.

"Se impone desterrar nuestros métodos de trabajo, viejas concepciones, chapucerías, indolencia, doble moral, mediocridad y síndrome del periodo especial", apuntó por su parte otro de los dirigentes sindicales que participó en el encuentro.

Tras la caída del bloque soviético, Cuba entró en el llamado "periodo especial", un tiempo de apertura para evitar el colapso de la economía del país que permitió un gran desarrollo del sector del Comercio, la Gastronomía y los Servicios.

El presidente del Banco Central de Cuba, Francisco Soberón, afirmó el viernes que el país ha multiplicado por seis veces sus ingresos netos por concepto de servicios en el último decenio y ese sector supuso el 57,6 por ciento del total de los ingresos de la balanza comercial del país en 2004.

"Cada día exportamos más servicios y dependemos menos de la importación de bienes", señaló Soberón, que adelantó que en el futuro se fortalecerá aún más la tendencia a que el desenvolvimiento de la economía cubana "se sustente cada día más en la dinámica del sector de los servicios".

Según datos oficiales, el sector da empleo a cerca de 100.000 trabajadores en todo el país.EFE