Centroamérica pone en mesa la crisis por el alto precio del crudo

Por miércoles 12 de octubre, 2005

Salamanca (España), (EFE).- Los países centroamericanos esperan que en la XV Cumbre Iberoamérica se busquen fórmulas que permitan paliar la crisis que sufre esta región por los altos precios que ha alcanzado el petróleo.

Con ese objetivo, los ministros de Relaciones Exteriores de Iberoamérica debatirán mañana una propuesta especial sobre los efectos que la escalada de los precios del crudo tienen sobre el endeudamiento externo de algunos países, especialmente los centroamericanos.

En los últimos meses, los elevados precios de los combustibles han castigado severamente las débiles economías de los países centroamericanos y, además, se han convertido en un factor de desestabilización social en varios países de esta región.

En un intento por ahorrar combustibles, los gobiernos centroamericanos han adoptado diversas medidas como adelanto de hora en las jornadas laborales del sector público, cambio de la hora nacional en Nicaragua y restricciones a los vehículos.

Los presidentes centroamericanos han advertido en las últimas semanas en distintos foros, de los problemas que acarrea en sus países la escalada de precios del petróleo.

En recientes declaraciones a EFE, el presidente de Honduras, Ricardo Maduro, afirmó que deseaba tratar nuevamente este asunto en la XV Cumbre Iberoamericana, que se celebrará los próximos 14 y 15 de octubre.

En su opinión, los gobernantes reunidos en la ciudad española de Salamanca "no debiéramos soslayarlo fácilmente, como quieren hacerlo en otras cumbres, diciendo que esas son cosas del mercado, que no hay nada qué hacer. Yo no acepto eso".

Maduro ha anunciado que espera aprovechar esta XV Cumbre Iberoamericana para pedir a su colega de Venezuela, Hugo Chávez, un trato preferencial para países pobres, como Honduras, en la factura petrolera.

A través del Pacto de San José, Venezuela y México, ofrece a los países centroamericanos y caribeños condiciones financieras especiales para la compra de crudo.

Pero los gobiernos centroamericanos pretenden conseguir suministros en condiciones más favorables en países como Venezuela y Colombia.

Además, los presidentes de Centroamérica están explorando otras vías, como la producción de fuentes alternativas de energía.

En una cumbre celebrada el pasado mes de septiembre en Guatemala, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ofreció la cooperación técnica de su país para la producción y uso del etanol, el biodiesel y otras fuentes alternativas y sostenibles de energía.

La constante subida de los precios ha llevado a la mayoría de los países centroamericanos a multiplicar con creces su factura petrolera, lo que va a afectar a la inversión social y al crecimiento económico.

El presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, ya ha pedido al secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, que la ONU haga un amplio estudio sobre el impacto que va a causar en las economías los altos precios del petróleo y cómo va a afectar el cumplimiento de las Metas del Milenio.

La situación de Centroamérica se ha agravado por los daños del huracán Katrina a las refinerías de la región estadounidense del Golfo de México.

Debido a los elevados precios del petróleo, los países centroamericanos ha experimentado alzas sin precedentes en los precios de la gasolina, el diesel y el gas de uso doméstico.

En una reciente entrevista con EFE, el presidente de Panamá, Martín Torrijos, consideró que el alza del precio del petróleo es el principal problema que enfrenta actualmente Latinoamérica.

Torrijos apostó por un proyecto de integración en Latinoamérica que permita aprovechar los recursos naturales y ponerlos "a disposición para el desarrollo de la región".

En este mismo sentido se pronunció recientemente el presidente de la Corporación Andina de Fomento (CAF), el boliviano Enrique García, quien consideró que el área productiva que debe servir de impulso a Latinoamérica es la energía, pilar básico para la integración regional que no se ha desarrollado lo suficiente. EFE