Chavez entierra el ALCA y llama “a parir el socialismo siglo XXI”

Por viernes 4 de noviembre, 2005

Mar del Plata (Argentina), 4 nov (EFE).- El presidente de Venezuela, Hugo Chavez, declaró hoy "el entierro" del ALCA y llamó "a parir el socialismo del siglo XXI", antes de participar en la IV Cumbre de las Américas junto a otros 31 jefes de Estado.

Chávez fue el orador principal en un acto de la Cumbre de los Pueblos, antagónica a la IV de las Américas, que reunió hoy a unas 40.000 personas en un estadio de la ciudad de Mar de Plata, a 400 kilómetros al sur de Buenos Aires.

"ALCA, ALCA, al carajo", exclamó en el estadio "José María Minella" a una multitud aterida por la lluvia y el frío reinantes hoy en la ciudad sede de las dos cumbres.

El presidente venezolano prometió a los asistentes al acto llevar a la cita de presidentes las "históricas conclusiones" de la también llamada "anti-cumbre".

Esas conclusiones de la Cumbre de los Pueblos, en las que se rechaza la apertura comercial y la "militarización" de América Latina por parte de Estados Unidos, le servirá "de inspiración", dijo, cuando hable ante los participantes en la reunión de presidentes, en la que participa George W. Bush, de EEUU..

"Hagan una copia, que se las repartiré a todos ellos", afirmó a los reunidos en el estadio, que le ovacionaron también cuando habló del ALCA.

"Cada uno de nosotros trajimos la pala de enterradores del ALCA, porque aquí, en Mar del Plata, está la tumba del ALCA", subrayó el presidente venezolano, quien a continuación llamó "a parir el socialismo del siglo XXI".

"Ya está engendrado, ahora pujemos nosotros para darle forma, darle vida", agregó.

Hugo Chavez compartió ovaciones con el popular ex futbolista Diego Armando Maradona, el candidato presidencial y líder cocalero boliviano Evo Morales y los artistas Silvio Rodríguez y Daniel Viglietti, cubano y uruguayo, respectivamente.

Se abrazó con todos ellos y con Hebe de Bonafini, líder de una facción de las Madres de la Plaza de Mayo argentinas, entre otros asistentes al acto, y trasladó "el saludo latinoamericano" del presidente de Cuba, Fidel Castro, que también fue ovacionado.

Diego Maradona, quien viajó a Mar del Plata desde Buenos Aires, en un tren repleto de militantes anti-globalización que participaron en una marcha de repudio a la presencia del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, agradeció el apoyo popular.

"Los quiero mucho, gracias por estar, Argentina es digna: echemos a Bush", apuntó el ex capitán de la selección argentina de fútbol, quien llevaba una pequeña bandera cubana atada al cinto.

Chávez, vestido con una chaqueta azul y camisa roja, aclamó a Eva Perón, al líder guerrillero Ernesto Ché Guevara y a los próceres Simón Bolívar y José de San Martín.

"Fidel, con quien hablé hoy, me encargó que los saludara y aunque físicamente no está aquí, él está con nosotros", apuntó.

Chávez dijo que habló con el presidente cubano y que este estaba viendo "todo esto por televisión", concretamente "por la cadena Telesur", que tiene sede en Caracas y patrocina, entre otros, el Gobierno venezolano como una alternativa latinoamericana a las grandes cadenas de Estados Unidos.

"Le dije a Fidel que después lo llamaba, porque él se liga mucho con el teléfono y después está tres horas hablando", matizó, al indicar que se despidió de su colega con un "hasta la victoria siempre", una de las consignas de los vencedores en la Revolución cubana de 1959.

Durante casi dos horas de discurso, el presidente venezolano citó proclamas de "Evita" Perón, el Ché Guevara, Rosa Luxemburgo y hasta de Mao Tsé Tung para embestir contra "el imperialismo" y el "capitalismo neoliberal que quieren imponer desde Washington".

Insistió en que "es absolutamente cierto" que "el imperialismo norteamericano, en su desesperación, está preparando un plan de agresión contra Venezuela".

"Pretende lo que ha pretendido desde hace años: detener la Revolución Bolivariana. Pero así como fracasó en el intento por detener la revolución cubana, fracasará en detener a la bolivariana", puntualizó.

Hugo Chávez aseguró que si hubiera un intento de atacar a Venezuela por parte de EEUU, se desataría "la guerra de los cien años". EFE