Chávez rechaza críticas y acusa a EEUU de pretender aislarlo

Por jueves 27 de octubre, 2005

Caracas,(EFE).- El presidente venezolano, Hugo Chávez, rechazó hoy las críticas estadounidenses según las cuales utiliza el petróleo como "arma política", y dijo que la misma forma parte de la pretensión de Washington de "aislar a Venezuela." "Ayer volvieron a arremeter en el Congreso de EEUU, una vez más con el mismo cuentico: que si 'no podemos aceptar que Chávez utilice su petróleo para desestabilizar la región. Váyanse a lavar ese paltó", una expresión venezolana equivalente a "váyanse al diablo", dijo Chávez en un acto oficial.

Venezuela es el quinto exportador mundial de crudo y cuarto abastecedor más importante de EEUU, y el Gobierno de Chávez promueve acuerdos energéticos con países latinoamericanos y caribeños basados en suministro de crudo en condiciones especiales de pago.

Chávez sostuvo que ese discurso estadounidense en contra de la política petrolera de su Gobierno se circunscribe a la intención de la Casa Blanca de aislar a Venezuela del resto del mundo.

"Vuelvo a acusar al Gobierno de EEUU de pretender aislar a Venezuela, pero al mismo tiempo les digo que así como han fracaso una y 100 veces van a fracasar mil veces más. Nunca podrán aislar a Venezuela de los pueblos de este continente", manifestó Chávez ante trabajadores de 13 países latinoamericanos.

El jefe de Estado instaló en Caracas el I Encuentro Latinoamericano de trabajadores de Empresas Recuperadas, que se extenderá hasta el próximo sábado con la participación de representantes sindicales de 13 países latinoamericanos.

En un largo discurso, repleto de citas históricas, Chávez reiteró sus duras críticas contra el sistema capitalista y el imperialismo de EEUU, un país que en su opinión se encuentra en apuros debido al "pantano" en que se ha convertido la guerra en Irak y los problemas fiscales que registra su gigantesca economía.

Las tensiones en la relación entre Caracas y Washington comenzaron con la llegada de Chávez al poder, en febrero de 1999, y se han disparado en los últimos meses con fuertes acusaciones entre ambos gobiernos.

Las críticas de EEUU se refieren a la supuesta intención "totalitaria" de Chávez, mientras las venezolanas denuncian la presunta actitud "imperialista e intervencionista" de EEUU en Venezuela.

El presidente izquierdista también llamó a Latinoamérica a no desperdiciar la "nueva y más grande oportunidad" que tiene de "hacer un mundo nuevo" signado por "la igualdad, libertad y hermandad".

Chávez opinó que reuniones como la que inauguró con trabajadores de empresas recuperadas y administra bajo el esquema de cogestión, son una "señal, un signo de la llegada de una nueva era" en América Latina y el Caribe. EFE