China y Corea Norte mantienen esperanzas en fin crisis nuclear

Por lunes 26 de diciembre, 2005

Pekín, 26 dic (EFE).- Los Gobiernos de Corea del Norte y China continuaron hoy los encuentros para lograr que en enero de 2006 se reanuden las conversaciones para resolver la crisis nuclear, con una reunión entre el primer ministro chino, Wen Jiabao, y el viceprimer ministro norcoreano, Ro Tu Chol, en Pekín.

Aunque no se dieron detalles sobre la reunión, como suele ocurrir en las visitas de Estado mutuas entre China y Corea del Norte, la agencia estatal Xinhua destacó que ambas partes "intercambiaron puntos de vista sobre cuestiones bilaterales y acerca de cómo aumentar los lazos comerciales y económicos".

Paralelamente a la visita de Ro, que hoy dio por terminada su agenda oficial y mañana regresará a Pyongyang, la prensa oficial china publicó que la reanudación de las conversaciones a seis para resolver la crisis, que una vez más se está retrasando, probablemente se producirá en enero de 2006.

"Esperamos que todas las partes implicadas se esfuercen de manera conjunta para iniciar en enero la segunda fase de la quinta ronda de diálogo", dijo Wu Dawei, viceministro de Exteriores, citado por el diario oficialista "China Daily".

La primera fase de la quinta ronda finalizó el 11 de noviembre, aunque su corta duración (tres días) apenas dio tiempo a que hubiera avances con respecto a la anterior ronda, en septiembre, en la que se firmó un crucial principio de acuerdo entre las seis partes (las dos Coreas, EEUU, China, Japón y Rusia).

"En estos momentos hay algunas dificultades en el diálogo a seis. Esperamos que EEUU y Corea del Norte (principales protagonistas en esta crisis) hagan esfuerzos positivos con vistas a reanudar las conversaciones", añadió Wu, jefe de la delegación china en las últimas rondas, todas ellas celebradas en Pekín.

Corea del Norte se comprometió en septiembre a abandonar su programa de desarrollo de armas nucleares y regresar al Tratado de No Proliferación, meollo de la crisis, a cambio de garantías de seguridad y económicas, principalmente procedentes de EEUU.

Sin embargo, la semana pasada Pyongyang volvió a mostrar contradicciones con respecto a lo acordado y señaló que continuaría adelante con su programa nuclear para protegerse de un eventual ataque de EEUU.

La crisis nuclear norcoreana comenzó en octubre de 2002, cuando Pyongyang reconoció a EEUU que había reactivado su programa nuclear, violando los acuerdos bilaterales de 1994.

La crisis alcanzó su momento álgido en febrero de 2005, cuando la prensa oficial norcoreana anunció que había logrado ya desarrollar armas nucleares, algo que todavía no ha podido ser confirmado por observadores ni servicios de inteligencia extranjeros.

El viceministro chino Ro tuvo una apretada agenda el pasado fin de semana, pues combinó los contactos con China para mejorar sobre todo los lazos comerciales con la segunda ronda de diálogo Japón-Corea del Norte celebrada en Pekín, con la que ambos países buscan la forma de restaurar lazos diplomáticos.

En el primer frente, Ro logró firmar con el Gobierno de China un acuerdo para desarrollar de forma conjunta yacimientos de petróleo submarino, tras su reunión con el viceprimer ministro chino Zeng Peiyan, el sábado 24.

El acuerdo sobre explotación petrolera, según los expertos, es una muestra de las "contrapartidas económicas" que China está ofreciendo al régimen norcoreano a cambio de que muestre una actitud más abierta en torno al desmantelamiento de su arsenal nuclear.

China además multiplicó por cinco el suministro de cereales a su vecino comunista, que desde hace años sufre fuertes hambrunas y pese a ello ha ordenado el fin de la intervención del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en suelo norcoreano.

Respecto al problema japonés-norcoreano, se abrió un atisbo de esperanza cuando Ro, en sus reuniones con el delegado japonés Akitaka Saiki, aceptó la propuesta nipona de formar tres grupos de trabajo para superar los obstáculos.

Los tres grupos se dedicarán a solventar respectivamente el problema de los japoneses secuestrados por Corea del Norte en la década de los 70, los problemas de seguridad y el restablecimiento de relaciones bilaterales entre ambas partes.

Las dos naciones están enfrentadas por el secuestro entre 1970 y 1980 de 13 ciudadanos japoneses que fueron llevados a Corea del Norte para enseñar japonés a espías del régimen. EFE