China y la Eurozona perdiendo altura

Por Carlos Luis Baron viernes 8 de junio, 2012

Las economías de China en Asia y las de los Países de la Eurozona están perdiendo altura y aunque la moneda Euro no está en proceso de desaparecer, al menos, causa preocupación entre las primeras economías del mundo. Lo que ocurre en España solo es parte de lo mismo que ocurrió en Grecia, Portugal, Finlandia y en menor medida en Italia. En China, segunda económica después de Estados Unidos de América, el Yuan pierde valor y baja el producto interno bruto dejando como consecuencia frenada la expansión del “milagro económico chino”, limitando a solo algunas importantes ciudades.

Alemania, Francia, Italia y España las cuatro más importantes economías de la Eurozona, ahora están en dificultades por el rescate de otros países miembros de la Unión Europea (UE), que ahora incluye a España.

25 millones de desempleados en la Eurozona es una evidencia clara de lo grave del problema económico. Los ingleses (Gran Bretaña) no entraron a la UE y, por tanto, no son parte del problema ni de la solución a largo plazo. Lo bueno de todo es que la solución de la Eurozona tiene más componentes políticos que económicos. De ser así, podría conservarse la Unión Europea (UE).

En América Latina

Tenemos que Chile, Colombia, México y Perú, unidos en la Alianza del Pacifico, son las más pujantes economías de América Latina.

Brasil es un capítulo aparte, pues constituye la novena económica del mundo y en franca consolidación. El futuro cercano de estos países es luminoso y será el más prospero de América Latina. Vivimos un mundo que hasta el Vaticano está en Crisis.

Entonces, tener esperanza en América Latina es un nuevo amanecer. En nuestra América Central y el Caribe, Panamá y Costa Rica son la excepción y las pandillas (maras) son las piedras del escándalo en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Estas son murallas para la paz y el desarrollo económico en estos países.

Ojala tengamos en nuestros países la paz y el orden en el marco del respeto a la ley para el comienzo de nuevas sociedades. No podemos seguir en medio de fraudes financieros sin culpables. La libertad y la democracia son algo más que simples palabras y promesas. Tenemos que vivir en democracia pero practicando con el ejemplo la democracia.