Chirac pide a agentes sociales combatir la discriminación laboral

Por martes 22 de noviembre, 2005

París, 22 nov (EFE).- El presidente francés, Jacques Chirac, obtuvo hoy el acuerdo de sindicatos y patronal para abrir negociaciones a favor de la diversidad en las empresas, y reiteró su rechazo a las cuotas para fomentar la contratación de las minorías.

El encuentro en el Elíseo se enmarca en las consultas anunciadas por Chirac hace ocho días para aportar respuestas de fondo a la ola de disturbios que azotó a barrios periféricos de diversas ciudades francesas, convertidos en focos de desempleo y pobreza y con mucha población procedente de la inmigración.

En ese discurso, Chirac llamó a una movilización general contra el "veneno" de las discriminaciones y anunció reuniones con sindicatos y empresas a favor de la "diversidad", así como con los responsables de cadenas de televisión para que las minorías estén más representadas en la pequeña pantalla.

Tras su reunión con sindicatos y patronal, Chirac dijo que se felicitaba de que hayan aceptado abrir negociaciones para fomentar la integración de minorías en las empresas.

El jefe del sindicato CFDT, Francois Chereque, confirmó que "todos" están dispuestos a abrir esa negociación, pero a condición de que también la haya en el sector público.

Chirac propuso precisamente que entre 20.000 y 25.000 personas sean reclutadas en la función pública desde el año próximo sin concurso en la categoría C.

Dijo que ha pedido al Ministerio de la Función Pública que revise todos los programas de concursos administrativos, para tener en cuenta a los aspirantes cuyo recorrido "no sea estrictamente académico".

Chirac aprovechó para reafirmar su oposición al sistema de cuotas para combatir las discriminaciones, una oposición que, dijo, fue manifestada por todos los interlocutores sociales.

El sistema de cuotas "señala con el dedo" al beneficiario y es "difícilmente explicable" al excluido, dijo Chirac, para quien no es conforme a los principios de la República ni es del interés de "una verdadera lucha" contra las discriminaciones.

El ministro del Interior, Nicolas Sarkozy, que aspira al Elíseo en 2007, defiende la "discriminación positiva". EFE