CIA investigará filtración sobre cárceles secretas, según CNN

Por miércoles 9 de noviembre, 2005

Washington, 8 nov (EFE).- La Agencia Central de Inteligencia (CIA) investigará la filtración de información confidencial sobre la existencia de centros secretos de detención de EEUU en países europeos, dijo hoy la cadena de televisión CNN.

El pasado 2 de noviembre el diario "The Washington Post" dijo que esos centros de detención habían sido creados en países de Europa oriental para recibir a presuntos terroristas.

CNN, que citó a fuentes no identificadas, manifestó que la decisión fue tomada poco después de la publicación.

El anuncio de la pesquisa fue hecho después de que líderes republicanos del Congreso pidieran hoy que se investigase "de forma expedita" cómo se filtró a la prensa la existencia de esas cárceles clandestinas.

El presidente de la Cámara de Representantes, Dennis Hastert, y el líder de la mayoría republicana del Senado, Bill Frist, enviaron una carta a los comités de inteligencia de ambas cámaras para que inicien una investigación conjunta del asunto.

La carta no condena en ningún momento la presunta existencia de las cárceles clandestinas que mantiene la CIA en el sur de Asia y Europa Oriental, como indicó "The Washington Post".

Ambos dijeron en la misiva que la filtración de información secreta ha creado "una tendencia peligrosa que, de no corregirse con firmeza y celeridad, probablemente empeore".

Esa divulgación "es grave y amenaza la seguridad de nuestra nación. También pone en peligro la vida de muchos estadounidenses y la seguridad nacional", señalaron.

Frist y Hastert quieren que los comités de inteligencia determinen si la información entregada a la prensa era secreta y fiable; quién fue la fuente de la información y qué autoridad tuvo para darla y, sobre todo, si esto ha perjudicado la seguridad del país y de los aliados de EEUU en el mundo.

El artículo del "The Washington Post" citaba como fuentes a miembros actuales y ex miembros del sistema de espionaje de Estados, así como a funcionarios extranjeros.

"Cualquier información que obtengan sobre este asunto puede implicar posibles violaciones a la ley y deben ser referidas al Departamento de Justicia para su debida acción", advirtieron Frist y Hastert en la carta enviada a los presidentes de los mencionados comités.

"Esperamos que actúen de forma expedita para completar esta investigación y nos entreguen informes periódicos", agregaron.

El senador republicano Trent Lott, miembro del Comité de Inteligencia, dijo que apoya la solicitud para que se investigue el asunto, y añadió que el Comité de Etica debe averiguar si la filtración provino de alguna fuente del Congreso.

Lott declinó comentar si el vicepresidente, Richard Cheney, discutió el asunto de las cárceles de la CIA en su reciente reunión con líderes republicanos y antes de que se publicara en el periódico.

"Si el vicepresidente de EEUU no puede hablarle a un grupo de senadores republicanos, eso es indignante", comentó.

Cheney estuvo en el Congreso recientemente para presionar a los republicanos a que suavicen una enmienda que prohíbe el uso de la tortura de los detenidos, de manera que se establezcan excepciones para la CIA.

La enmienda fue propuesta por el senador republicano John McCain como parte de un proyecto de ley de gastos militares para el año fiscal 2005, pero puede ser objeto de un veto presidencial.

La oposición demócrata dijo hoy que cualquier investigación sobre la filtración debe incluir la posible manipulación de datos de espionaje para justificar la invasión de EEUU en Irak en marzo de 2003.

La líder demócrata de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, dijo que esa investigación debe también abordar la filtración a la prensa, con fines políticos, del nombre de Valerie Plame, la agente de la CIA cuyo esposo diplomático criticó la guerra en Irak.

Para los demócratas, al final todo está relacionado con la guerra en Irak y los argumentos que utilizó el presidente George W. Bush -ahora desvirtuados- para invadir ese país en 2003.