Cien días de esperanzas

Por Carlos Luis Baron viernes 7 de diciembre, 2012

A pesar de que la oposición política, enquistada en pequeños grupos de la sociedad civil, no respetó la acostumbrada tregua de los primeros cien días, en ese lapso el gobierno de Danilo y el PLD ha tenido un ejercicio muy exitoso.

Los medios de comunicación reseñan las opiniones favorables de dirigentes políticos, líderes empresariales, iglesias y renombradas organizaciones sociales, que valoran la capacidad y la humildad que muestra en su estilo de gestión el Primer Mandatario de la nación.

En este corto periodo de tiempo, el Presidente Danilo Medina ha logrado delinear y proyectar de manera muy clara y precisa las metas que se alcanzarán al final del cuatrienio. En tan solo tres meses y diez días, el Jefe de Estado tomó decisiones que benefician grandemente a la inmensa mayoría de la sociedad dominicana.

La implementación de esas medidas ha impactado muy positivamente en diversos sectores de la vida nacional. El país sensato las aplaude y celebra porque se siente interpretado en sus más sentidas aspiraciones.

La creación de un organismo que regirá la conducta de los funcionarios y el funcionamiento de las instituciones publicas, la reducción de la nomina y la eliminación de alrededor de 137 viceministros y subdirectores generales, es un reflejo de que cada acción del gobierno estará enmarcada dentro de la ética, la transparencia y la austeridad.

En los pocos días de ejercicio del poder, Danilo desarrolla proyectos para impulsar a las Pymes y generar empleos dignos, colocando miles de millones de pesos en instituciones financieras estatales para facilitar créditos productivos.

El Presidente Medina inicia el Plan Nacional de Alfabetización “Quisqueya Aprende Contigo”, asigna el 4 % del PIB a la educación pre-universitaria, entrega más de 130 aulas y comienza la tanda extendida en cientos de centros educativos del país.

El apoyo a la agropecuaria y al turismo; el fortalecimiento de las acciones de asistencia social a la gente que vive en condiciones de marginalidad, el aumento de la inversión en los programas de salud y la asignación de mas recursos a las labores de seguridad ciudadana, son indicios de que el Primer Mandatario honra sus promesas.

En estos primeros cien días de gobierno se observan muchas luces, porque desde el principio se comenzó a enmendar errores y a hacer lo que nunca se había hecho.

Las visitas sorpresivas realizadas a pueblos y comunidades con una reducida escolta para constatar personalmente los problemas y autorizar la solución de los mismos, han generado mucho apoyo y admiración de la población hacia el Presidente Medina.

Esas y otras tantas son las razones por las que éstos cien días de gobierno de Danilo y el PLD, son cien días de esperanzas.