Claro que necesitamos un defensor del pueblo y…urgente

Por Carlos Luis Baron sábado 9 de junio, 2012

No sé si usted ha tenido la sensación de sentirse, abusado, extorsionado e impotente, pero con la agravante de que todo eso sucede con un franca complicidad de las autoridades correspondientes.

Si usted no, yo sí.

Me cuesta contarles ésta: Hoy acudí al cementerio Cristo Salvador a dejar los restos de un hijo que durante ocho meses esperé , porque no quiso esperar los nueve que manda la naturaleza humana, llegó sólo por un par de minutos y se marchó al infinito , se marchó a la eternidad.

Como ya era una criatura formada el centro médico decidió entregármela y como humana que fue quise darle una sepultura digna de los humanos; así que acudí al cementerio a depositarla en un nicho de familiares que ya esta previamente construido.

Allí, existe una jauría, una manada o bandada de buitres que espera los cadáveres para vivir de ellos, extorsionando y explotando sin importar el dolor ajeno.

Estos inhumanos, no reparan nada y te abordan en lo inmediato dejándote saber que cualquier cosas que dentro del cementerio vayas a hacer tendrás que hacerlo con un miembro de su sindicato; mismo que por despegar una falsa tapa de un nicho previamente construido te cobra lo que le da la gana por que el sindicato de buitres de allí tiene una tarifa mínima, por lo que no puede cobrar menos aunque sea para tapar el hueco por donde pasa una hormiga.

Esto es un abuso que se da a los ojos y con la complicidad de las autoridades municipales presentes allí, que aunque no tengo las pruebas que seguramente me pedirán para iniciar una investigación de lo que sabe el pueblo entero, me cuesta creer que algo del beneficio que deja eso, no bajará hasta esas esferas de dirección

Esto es inaceptable, no podemos continuar permitiendo eso, y es ahí donde hace falta un Defensor Del Pueblo, ¡Claro que nos hace falta! ,

Cuando, como parece ser, las autoridades se vuelven cómplices y partícipes de la estafa, por comisión u omisión del abuso y la extorsión, hace falta un funcionario con credibilidad y empeño que persiga estos abusos.

Se me ocurre volviendo al mismo cementerio reclamar otra cosa: ¿Cree usted que es justo, que los difuntos o sus familiares no queden en paz, porque desalmados se roban hasta los cadáveres para venderlos? O tener que destruir los ataúdes por que sacan el cadáver para robarlo; ya que; no pasa nada; ¿Y las autoridades…? Bien gracias. Eso indigna e incómoda y por lo tanto vuelvo y digo necesitamos un Defensor Del Pueblo, pero… ¡ya!

Hoy grito yo por éste; pero sé que usted también tiene su lista de otros abusos, monopolios, manipulaciones, extorsiones que contra un pueblo que no tiene un chapulín colorado que al margen de los colores políticos lo defienda, es que se viven cometiendo, ¡Claro que necesitamos un Defensor y urgente!

Hasta la próxima