Combates entre milicianos chiíes e insurgentes dejan 45 muertos

Por jueves 27 de octubre, 2005

Bagdad, 27 oct (EFE).- Los combates desatados esta mañana en Nahrawan, en una región al noreste de Bagdad, entre un grupo de insurgentes y una milicia chií, apoyada por la Policía iraquí, dejaron al menos 45 muertos. Según fuentes del Ministerio del Interior, los enfrentamientos costaron la vida a 23 miembros de la milicia del "Ejército del Mahdi", liderada por el clérigo radical chií Moqtada al Sadr.

Además, indicaron que 20 rebeldes fallecieron en los combates, que también dejaron 2 policías muertos y cinco heridos.

Al menos once milicianos resultaron heridos durante los enfrentamientos, agregaron las fuentes.

Los combates se desataron esta mañana, en la región de Jazaaliya, en el noreste de Bagdad, en las proximidades de Baquba, cuando los milicianos chiíes acudieron a la zona tras recibir informaciones que apuntaban a que un grupo de rebeldes había secuestrado a uno de los milicianos.

Según las fuentes, los milicianos del "Ejercito del Mahdi" -considerado hasta hace poco como muy hostil hacia el Gobierno de Bagdad- se vieron obligados a pedir ayuda a la policía ante la violencia de los combates.

Cuando los agentes llegaron a la zona, solicitaron refuerzos al Ministerio de Interior, que envió una unidad de "magauir" (fuerzas especiales).

Los insurgentes, una vez que comprobaron que eran inferiores a sus oponentes en número y armamento, escaparon de la región.

Poco después, las fuerzas gubernamentales iraquíes lanzaron una operación de redadas e inspecciones que concluyó con la detención de una cifra indeterminada de sospechosos.

Pese a que la zona donde tuvo lugar el incidente está habitada por clanes árabes suníes y chiíes, en ella no se han registrado enfrentamientos entre ambas comunidades, como los que han sucedido en la provincia de Babel, al suroeste de Bagdad.

Además, el incidente de hoy supone la primera vez que la milicia chií combate a la insurgencia junto a la Policía iraquí, que se considera dominada por agentes chiíes y kurdos.