Comenzó IV Cumbre de las Américas con tensión en negociaciones

Por viernes 4 de noviembre, 2005

Buenos Aires, (EFE).- La IV Cumbre de las Américas comenzó hoy en Mar del Plata en un clima de tensión por las diferencias en las negociaciones para acordar el documento final, sobre todo en lo relativo al Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA). El secretario de la Organización de Estados Americanos, el chileno José Miguel Insulza, abrió la reunión de máximo nivel, que pone colofón a una semana de intensos trabajos.

Previamente, los jefes de Estado y delegaciones de los 34 países presentes en el balneario situado 400 kilómetros al sur de Buenos Aires tuvieron una intensa agenda de contactos bilaterales y multilaterales.

Insulza recordó el lema del encuentro de "crear trabajo para combatir la pobreza y fortalecer la democracia" y pidió a los jefes de Estado un esfuerzo para que los sectores más vulnerables se puedan beneficiar del crecimiento económico que ha experimentado la región desde el año pasado, a pesar de la crisis energética mundial.

Antes de la apertura se sucedieron varias reuniones bilaterales, entre las que destacó la que mantuvieron el presidente estadounidense, George W. Bush, y el anfitrión, Néstor Kirchner, quien calificó el encuentro de "franco" y aseguró que la conversación mantenida "no buscó la placidez sino la verdad".

Los países centroamericanos se reunieron con México para discutir el proceso de integración energética que tienen abierto y con Estados Unidos para revisar la situación del acuerdo comercial (CAFTA-RD) que han suscrito junto a República Dominicana.

Los presidentes de Ecuador, Alfredo Palacio, Perú, Alejandro Toledo, y Colombia, Alvaro Uribe, también conversaron con Bush sobre el acuerdo comercial que tienen en vías de negociación con Estados Unidos y del que Bolivia, cuyo presidente, Eduardo Rodríguez, también estuvo en la reunión, es país observador.

Todas estas reuniones fueron calificadas de positivas por sus participantes.

En lo referido al documento final la primera jornada de la cumbre estuvo marcada por palabras duras y llamamientos a la serenidad.

Las conversaciones siguen encalladas por la decisión de Mercosur de no asumir un compromiso de fechas que reanime el proceso de negociación del ALCA, una postura que choca frontalmente con la de Estados Unidos, principal promotor del proyecto, y México y Chile, que ya han suscrito por su parte tratados de libre comercio con el gigante del norte.

Venezuela llega más lejos y pide que ni siquiera se incluya la palabra ALCA en el texto final.

Las diferencias son tan agudas que el presidente mexicano, Vicente Fox, acusó hoy directamente a Mercosur y Venezuela de bloquear el ALCA por "sus propios intereses" y llegó a proponer su exclusión del proceso.

"El ALCA es un propósito mayoritario en el continente. Hay 29 países que quieren volver a la mesa de discusiones y cinco que no están de acuerdo", dijo Fox.

En igual sentido se manifestó el presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, al asegurar que los países que concurren a la Cumbre no han venido "al entierro del ALCA".

Las críticas no han hecho variar la postura de Mercosur, pero el canciller de Brasil, Celso Amorim, aseguró en una rueda de prensa que el mayor bloque comercial de Sudamérica está "abierto" a negociar un texto de consenso.

"Hay una buena discusión en curso en este momento y es posible que se llegue a algún tipo de entendimiento", dijo el canciller, al tiempo de llamar a "desdramatizar" las diferencias existentes sobre el tema.

Amorim indicó que "no es cuestión de enterrar ni de resucitar" el ALCA sino de discutir "en el momento oportuno" en base a los acuerdos que se puedan lograr en la próxima negociación de la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre cuestiones como los subsidios agrícolas.

En cualquier caso, el canciller brasileño indicó que "hay que ser realistas" y evitar poner plazos.

"Fechas podemos poner cualquier, el papel acepta cualquier cosa. Si ponemos por ejemplo enero, y llegamos allá y de pronto tenemos que aplazar la discusión para septiembre o para octubre eso es una fuente de desgaste", dijo. EFE