Comida para todos

Por Carlos Luis Baron jueves 5 de julio, 2012

Es muy dificil que se pueda motorizar a la sociedad dominicana actual, para que se de una gran concertación nacional, con miras al desarrollo global. Los grandes pactos sociales llegan en medio de las desgracias, sea de la naturaleza o de las desvastadoras guerras.

En paz, cada sector trata de ir de acuerdo con sus intereses, y buscando sacar la mayor de las ventajas. Se puede hablar de una gran concertación nacional, pero en gran parte esa es una mera ilusión. Los choques de las sub-clases hacen irreconciliables los intereses. Lo que es bueno para unos, pone al otro en peligro.

Lo que si se puede dar es una concertación, donde se armonicen sectores, bajo la realidad de que si no se mejoran las condiciones de vida de la población, podrían haber estallidos sociales.

Hay una constante en los países del tercer mundo de que la riqueza está mal distribuida; hay consorcios locales que tienen fuerzas en la economía mundial, pero el país se muere de hambre.

Hay que tratar de lograr la concertación para que el capital tenga una sentido social, que se de protección a los pobres, que no se deje sobre los hombros del Estado dar de comer a los hambreados. El empresario dominicano siempre peca de indolente cuando de problemas económicos y sociales se trata, y su respuesta es dar las espaldas, y dejar la solución de los males a los gobiernos de turno.

Es un segmento empresarial que raya en la insensibilidd. Hay otros empresarios que se preocupan de sus empleados y que siempre están atentos a su suerte.

El entrante gobierno debe continuar con el trabajo emprendido por el Presidente Leonel Fernández de lograr la concertación entre ricos y pobres. Fracasó en muchas ocasiones, pero se debe continuar por esa senda. Sin la concertación, solo quedan los estallidos de fuerzas, las protestas y la represión más brutal. Para vivir en una sociedad en orden y paz, hay que llevar el pan a los hambreados, no con el sentido místico, sino de la realidad.

Son muchos los cambios que necesita la sociedad dominicana, pero vamos a comenzar por la ecuación del pan de agua. Comida para todos.