Comienzan a aparecer los cadáveres en Nueva Orleans

Por jueves 8 de septiembre, 2005

Baton Rouge (EEUU), 8 sep (EFE) – Las autoridades de Nueva Orleans esperan concluir hoy la evacuación voluntaria de damnificados, mientras aumenta el número de muertos causados por el huracán "Katrina" que hace 11 días embistió a los estados de Luisiana, Misisipi y Alabama.

Según las autoridades, en la ciudad anegada por aguas contaminadas todavía quedan entre 10.000 y 15.000 personas.

Muchas de ellas se niegan a abandonar sus casas y sus pertenencias, pese a la creciente amenaza de brotes epidémicos.

Otras están aún atrapadas en lugares a los cuales no han podido llegar los equipos de socorro.

Hay todavía miles de personas que "quieren salir" y están esperando ayuda, manifestó el jefe de policía de Nueva Orleans, Eddie Compass.

Pero también hay otros que insisten en quedarse pese a la amenaza de una evacuación forzada anunciada el martes por el alcalde, Ray Nagin, añadió.

Con una lúgubre advertencia, Compass señaló que las evacuaciones forzadas sólo se iniciarán una vez que se haya determinado que han salido todos aquellos que quieran hacerlo.

"Si saco a mi personal a poner en práctica estas evacuaciones obligatorias, mucha gente morirá", precisó el miércoles en una rueda de prensa.

El jefe de la policía indicó que los equipos de asistencia y sus efectivos han comenzado a cubrir mayor terreno en la búsqueda de damnificados a medida que retroceden las aguas que cubrieron el 80 por ciento de la ciudad la semana pasada.

En esa tarea, los equipos de rescate han comenzado a atar cadáveres a los árboles anotando su posición para recogerlos después, según testigos de sus operaciones.

Los trabajos de búsqueda y rescate continúan en la ciudad, pero esa tarea es sustituida cada vez en mayor medida por la de recoger cadáveres, dijo Compass.

Hasta ahora, la cifra oficial de muertos confirmados en Luisiana es de 71, pero las autoridades han advertido de que será de varios miles sólo en ese estado.

"Ya hay 25.000 bolsas plásticas para esos cadáveres", detalló un funcionario de la Administración para el Manejo de Emergencias (FEMA) del Gobierno federal, según la cadena de televisión "CNN".

Los primeros indicios sobre el número de fallecidos se dieron ayer, cuando entre 25 y 30 cadáveres fueron encontrados en un asilo de ancianos en las afueras de Nueva Orleans

La "CNN" añadió que el hallazgo se produjo en la zona de St. Bernard Parish.

El corresponsal del diario "The New York Times" en Luisiana afirmó que se trata de 32 muertos de un total de 60 residentes del asilo de ancianos St. Rita.

El diario citó fuentes oficiales del lugar, quienes indicaron que después de flotar en las aguas durante más de una semana, 14 de los cuerpos están tan hinchados que son irreconocibles.

Un día antes, el diario "Times Picayune" de Nueva Orleans informó de que se habían localizado "decenas de cadáveres" en una cámara frigorífica sin corriente eléctrica en el Centro de Convenciones de la ciudad, donde estuvieron refugiados durante días miles de personas.

Entre tanto, las dimensiones económicas del desastre han comenzado a tomar forma en la medida en que continúan las críticas al Gobierno del presidente estadounidense, George W. Bush, por su tardía reacción ante la emergencia.

En Washington, la Oficina de Presupuestos del Congreso anunció que el huracán significará la pérdida de 400.000 fuentes de empleo con un retroceso de un punto porcentual en el Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Por su parte, las empresas aseguradores han dicho que sus pérdidas ascenderán a entre 14.000 y 35.000 millones de dólares.

El senador demócrata Harry Reid señaló que el costo de la recuperación podría superar los 150.000 millones de dólares, 50.000 millones más que lo calculado por el Departamento de Seguridad Nacional.

Según el secretario de Transporte, Norman Mineta, la reconstrucción de caminos y puentes en Luisiana y Misisipi ascenderá a unos 2.500 millones de dólares.

El presidente Bush anunció ayer que solicitará al Congreso una nueva partida de emergencia de 51.800 millones de dólares para ayudar a paliar el costo de la recuperación y de la ayuda a las víctimas.

Esa suma se agregará a una primera partida de 10.500 millones de dólares pedida por Bush al Congreso. EFE