Comienzo violento de Ramadán suní en Irak deja diecisiete muertos

Por martes 4 de octubre, 2005

Bagdad, (EFE).- El comienzo del Ramadán suní en Irak ha estado de nuevo marcado por la violencia, con la muerte de once iraquíes y de cinco soldados estadounidenses en diferentes episodios.

La acción más mortífera fue perpetrada por un suicida al volante de un coche bomba que asesinó a tres personas en uno de los accesos a la "zona verde", el recinto amurallado tras el que se parapetan las embajadas de EEUU y el Reino Unido, además del Gobierno iraquí.

El terrorista cruzó el primer control infiltrado en un grupo de vehículos que escoltaban al general Yasin Halaf, alto cargo del Ministerio de Interior.

"Una vez que llegó al segundo control, en la puerta noreste de la zona verde, hizo estallar la carga. Dos agentes y un civil murieron y siete personas más resultaron heridas", explicó a EFE una fuente del ministerio de Interior.

En la localidad de Al Yusefiya, 30 kilómetros al sur de Bagdad, dos soldados iraquíes perdieron la vida en un tiroteo con grupos de insurgentes, indicaron a EFE fuentes médicas del hospital de Yarmuk, en la capital.

Otras seis personas más perdieron la vida en diversos actos de violencia en Bagdad.

Tres miembros de una misma familia fueron tiroteados de madrugada por un grupo de hombres que asaltaron su domicilio en el barrio de Al-Hiyaz, en el sureste de la capital, explicó un portavoz del Ministerio de Interior.

Por la mañana, una grupo de pistoleros tiroteó, en el distrito occidental de Daudi, en Bagdad, a un comerciante iraquí que hacía negocios con las fuerzas estadounidenses, indicó la misma fuente, que no pudo identificar a la víctima.

Asimismo, hombres armados tirotearon a una persona, no identificada por la fuente, en el barrio Ciudad Sadr, de mayoría chií, en el este de la capital iraquí.

Igualmente, un concejal del ayuntamiento de Bagdad murió en un ataque contra el vehículo oficial en el que se desplazaba con varios de sus compañeros, uno de los cuales resultó herido, informaron fuentes médicas.

En la misma zona, pero en un incidente separado, dos policías iraquíes resultaron heridos cuando un grupo de desconocidos atacó su convoy.

Además, la Policía iraquí halló el cadáver de un hombre, torturado, maniatado, con los ojos vendados y varios disparos en la cabeza en los alrededores de Tayi, a unos 40 kilómetros al norte de Bagdad.

Asimismo, al menos cuatro soldados estadounidenses murieron el lunes cerca de la frontera con Siria en el inicio de la operación "Boca de Río", lanzada contra los rebeldes en la provincia de Al-Anbar, corazón de la insurgencia en Irak.

Un quinto militar perdió la vida hoy, martes, a causa de las heridas recibidas en combate cerca de la localidad de Taqadum, al noroeste de Bagdad, informó hoy el mando militar en dos comunicados.

Según la primera nota, tres uniformados fallecieron al explotar un artefacto colocado en una carretera cercana al municipio de Haqlaniya, en la ribera del río Eufrates.

También ayer, en la localidad vecina de Karabala, un marine de la Segunda División perdió la vida al estallar una bomba similar colocada en una carretera.

Este martes es el primer día de Ramadán para la mayoría de los musulmanes del mundo, un mes de ayuno y recogimiento, pero en el que se teme que los atentados se multipliquen ante la idea de algunos radicales de que en este tiempo la recompensa de Dios por los sacrificios es mayor.

La comunidad chií, mayoritaria en el país, no iniciará el mes sagrado del ayuno hasta mañana, debido a las discrepancias sobre la aparición del Hilal (cuarto creciente de la luna) en el cielo.

La campaña para reducir la violencia en el país llevó a que 78 personas sospechosas de estar implicadas en ataques contra las fuerzas de la coalición e iraquíes fuesen detenidas por las tropas estadounidenses en Bagdad y sus alrededores, informó hoy el mando norteamericano.

"Esos arrestos fueron realizados en los últimos seis días en asaltos e inspecciones a viviendas ubicadas en varias zonas y suburbios de la capital iraquí", precisa un breve comunicado. EFE