Como se plantea la futura situación de la República Dominicana

Por Carlos Luis Baron domingo 10 de junio, 2012

En la República Dominicana se estan creando las condiciones para que cada dominicano, rico o pobre, habitante del campo o de la ciudad, pueda tener las mismas oportunidades para desarrollar sus aspiraciones y mejorar sus condiciones de vida sin poner en peligro las oportunidades de desarrollo de las generaciones futuras”. Para tales fines, los programas de los gobiernos del PLD,actual y los pragramas futuro “disponen que debe asegurarse igualdad de oportunidades: en educación, en salud, en alimentación, en viviendas y en los servicios básicos, para que las personas puedan participar de la dinámica que genera una economía que crece”.

Despues de la promulgacion de la nueva constitucion el 26 de enero del 2010,yo diria que la Republica Dominicana camina hacia un un Estado social y democrático de derecho.

En materia institucional, el texto constitucional Dominicano establece que los servicios públicos están destinados a satisfacer las necesidades de interés colectivo, por lo cual el Estado se compromete a garantizar el acceso a los mismos en condiciones de universalidad, accesibilidad, eficiencia, transparencia,responsabilidad, continuidad, calidad, razonabilidad y equidad tarifaria.En el mismo texto Se establece además el compromiso con el respeto a la dignidad humana y la seguridad ciudadana.

Un aspecto esencial, en tal sentido, es la mención explícita del derecho a una justicia accesible y oportuna, así como el derecho de los ciudadanos y ciudadanas a la información. En materia social, la Constitución establece garantías para el acceso a los servicios de salud, seguridad social, educación y perfeccionamiento continuo a lo largo de la vida, al tiempo que establece la intención de garantizar la igualdad de oportunidades para todos los dominicanos y todas las dominicanas en el disfrute de los derechos establecidos, sin importar edad, condición social, género o cualquier otra diferencia, a no ser las que emanen de los talentos y virtudes. En la visión constitucional, el trabajo es un derecho, un deber y una función social, por lo cual el Estado se compromete a protegerlo y a promover el empleo digno y remunerado.

El derecho a la vivienda digna, al desarrollo de la personalidad y a la libertad de conciencia y cultos son otros aspectos destacables en el ámbito social. Por otro lado, la Constitución establece una variedad de derechos en materia económica.

Entre ellos, se reconoce la legitimidad del derecho a la propiedad y al goce y disfrute de los bienes privados, pero a la vez se condena los efectos nocivos y restrictivos del monopolio y del abuso de posición dominante, así como cualquier restricción a la competencia libre y leal. La integración de forma efectiva de la población campesina al proceso de desarrollo nacional es considerada como un objetivo deseable, y se propugna por la eliminación gradual del latifundio.

En los preceptos constitucionales, los derechos a la propiedad intelectual conviven con el derecho a un salario justo y suficiente. Por último, en materia ambiental, la Constitución destaca el compromiso con la conservación del equilibrio ecológico y la protección del medio ambiente. En la misma dirección, el Estado se compromete a preservar el patrimonio cultural, histórico, urbanístico, artístico, arquitectónico y arqueológico de la nación dominicana.

Esos preceptos constitucionales se corresponden con las visiones que surgen en diversas leyes, que propugnan, entre otros elementos, por la igualdad de oportunidades, la inclusión o protección de grupos específicos, la eficiencia administrativa del Estado y la consolidación de valores democráticos en la sociedad dominicana. En general, las distintas fuentes reflejan la visión de un país con un sistema político que garantice la democracia participativa, libertad política, representaciones múltiples e ideologías plurales.