Condenan a líder opositor a más de 15 años prisión

Por martes 13 de diciembre, 2005

Caracas, 13 dic (EFE).- El líder sindicalista de oposición Carlos Ortega fue condenado a 15 años, 11 meses y cinco días de cárcel por "rebelión civil e instigación para delinquir", por su participación en una huelga general de 63 días contra el Gobierno.

El presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), de 58 años, también fue condenado por "uso de documento público falso", por la identificación falsa que portaba al ser detenido en un casino de Caracas en febrero pasado, con pelo y bigote teñido, tras perder el asilo otorgado por Costa Rica.

"No soy conspirador, no soy golpista, no soy corrupto, no he traicionado a mi clase, a los trabajadores, he sido un luchador social, he trabajado a favor de los petroleros y de quienes creen en la democracia y en la unidad del pueblo venezolano que tanto necesitamos en este momento", dijo Ortega tras el fallo, en declaraciones telefónicas a la emisora privada "Globovisión".

El Circuito Judicial Penal del Area Metropolitana de Caracas, a cargo de la juez Milagros Morales, aclaró que la sentencia es de primera instancia, por lo que podrá ser apelada por la defensa de Ortega en los próximos cinco días.

Los cargos de rebelión e instigación a delinquir están vinculados con la paralización de la industria petrolera nacional entre diciembre de 2002 y febrero de 2003.

Las organizaciones sindicales, patronales y partidos políticos de oposición intentaron infructuosamente con esa huelga conseguir la renuncia o el derrocamiento del presidente del país, Hugo Chávez.

Ese paro ocasionó pérdidas que la petrolera estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) calculó en más de 13.000 millones de dólares y puso al país al borde del colapso económico.

La Fiscalía presentó cargos contra Ortega inmediatamente después de finalizada la medida de fuerza, pero el líder opositor evadió la justicia al fugarse a Costa Rica, donde obtuvo asilo en marzo de 2003.

Ortega regresó clandestinamente a Venezuela en agosto de 2004, después de que las autoridades costarricenses le revocaran el asilo.

El dirigente sindical, recluido en la cárcel militar de Ramo Verde, en Los Teques, a 20 kilómetros al sur de Caracas, confirmó que apelará el fallo y repitió que "es un problema de carácter político (…) al que había que darle un tratamiento político".

En ello coincidió el secretario general de la CTV, Manuel Cova, quien denunció en otras declaraciones a los periodistas que "el Poder Judicial no es independiente y está supeditado al Gobierno, que así quiere acallar y perseguir a todo el que disiente de él".

Lo mismo declararon varios dirigentes del opositor partido Acción Democrática (AD, socialdemócrata), al que pertenece Ortega, entre ellos el diputado Edgar Zambrano, quien dijo que el sindicalista "está pagando por su actitud valiente, digna y gallarda frente al gobierno de Chávez".

El fallo, añadió el parlamentario, "forma parte de la comparsa que el Gobierno ha montado para inhibir y asustar al pueblo para que no haga democracia", pero recalcó que "no habrá condena que pueda silenciar a todo el pueblo venezolano, lacerado y flajelado en su dignidad con esta condena". EFE