Continúa la escasez de córneas locales para transplante

Por miércoles 23 de abril, 2008

Más de 300 dominicanos de escasos recursos esperan por un transplante de córneas para recuperar la visión, pero el tejido continúa sumamente escaso en el mercado local, lo que obliga al Banco de Córneas de República Dominicana a depender del apoyo internacional.

Desde su fundación, en 1998, el Banco de Córneas ha provisto tejido para 2,700 transplantes, aunque la demanda es mucho mayor porque la mayoría de quienes los necesitan no pueden pagar entre 800 y mil dólares por cada córnea importada.

“Sin el concurso decidido del doctor Juan Francisco Batlle, nuestro presidente; de Freddy Beras Goico y su Fundación El Gordo de la Semana; del doctor Luis Cuello Mainardi, de Corazones Unidos y del proyecto Sight First, de los Clubes de Leones, no habríamos permanecido a flote”, afirma la licenciada Josefina Santos.

La directora del Banco de Córneas atribuye la permanente escasez de tejido local a la falta de conciencia de los familiares de las personas que fallecen y a las constantes violaciones a la Ley No. 329-98, que regula la donación de órganos y tejidos.

Santos refiere que dicha legislación considera donante a toda persona fallecida violentamente, si no existe una oposición previa expresa y si se cuenta con la autorización del médico legista o forense.

Para afrontar parcialmente la demanda de esa primera lente del ojo humano, el Banco cuenta con el auxilio del Leonismo internacional, el cual provee el tejido al precio reducido de 300 dólares por córnea, en beneficio de los menos pudientes.

Para ser donante de córneas, refiere Santos, basta con ser mayor de edad y completar la tarjeta de donación adquirida en el Banco de Córneas ubicado en la calle Fantino Falco No.3, del ensanche Naco.

Destaca la importancia de comunicar la decisión de convertirse en donante a toda la familia pues, en caso de muerte, ésta debe notificarlo al Banco de Córneas. El trámite es completado con la firma de dos testigos, si el donante no padece de enfermedades como sífilis o es portador del VIH o del virus de la hepatitis B.

“Al momento de la donación, el personal técnico del Banco de Córneas, se hará cargo de la evaluación y determinará la viabilidad del tejido donado”, resalta la directora de la institución.

Agrega que la córnea es avascular, que no cuenta con irrigación sanguínea, por lo que no es atacada por ningún agente patógeno, excepto por el virus causante de la rabia.

Empero, el Banco sólo utiliza tejido de donantes sin enfermedades transmisibles, siguiendo normativas internacionales, a fin de que el transplante no pueda ser asociado posteriormente con dichas patologías.