Contreras busca otra hazaña al abrir en la serie de la Americana

Por lunes 10 de octubre, 2005

Chicago (EEUU), (EFE).- El lanzador cubano José Contreras saltará al montículo del "U.S. Cellular Field", en Chicago, para abrir el partido que los Medias Blancas protagonizarán ante los Angelinos de Los Angeles o los Yanquis de Nueva York, por el título de la Liga Americana. Y entonces tendrá otra historia para contar.

Contreras se apuntó uno de los tres triunfos que los Medias Blancas de Chicago lograron sobre los Medias Rojas de Boston para pasar a la serie por el título de Liga, y en temporada regular se fue de 15-7.

El promedio de carreras limpias permitidas de Contreras es de 3.61 en campaña regular y de 2.25 en la serie divisional, y ahora buscará agregar otra de las muchas hazañas a su vida.

El nacido en Las Martinas, Cuba, escapó de la isla, sin su familia, para afiliarse en el 2003 a los Yanquis de Nueva York, pero después fue transferido a los Medias Blancas, en el 2004.

Al principio su participación con los Yanquis causó controversia por la duda que había sobre sus habilidades sobre el montículo, pero después de dos años y un agotador trabajo, se convirtió en el lanzador estelar de los Medias Blancas y será el abridor del primer juego de serie por el banderín de la Liga Americana.

El lanzador de 33 años, dice que lo que ha pasado en su vida como jugador de béisbol no ha sido casualidad. "Tuve la suerte de jugar en Cuba durante ocho años", declaró Contreras, que este año tiene un contrato de 8,5 millones de dólares.

Contreras fue parte del equipo nacional de Cuba en los Juegos Olímpicos, lo que "me ayudó a saber jugar en situaciones de mucha presión".

En su más reciente salida, el cubano permitió ocho imparables y dos carreras, ponchó a seis y no otorgó pasaportes en siete episodios y dos tercios contra los Medias Rojas, en el juego uno de la serie divisional.

"Lo único que que tenemos que hacer es ganar ocho partidos", dijo Contreras antes de que iniciara la serie divisional, y agregó que "no es difícil, sólo se trata de que juguemos tal como somos capaces de hacerlo, pero si en algún momento uno siente nervios, entonces las cosas salen mal".

El lanzador derecho tuvo números de 15-7 con 3.61 de promedio de efectividad en 32 aperturas y 204 entradas y dos tercios para los Medias Blancas.

"Todo era cuestión de tiempo", dijo el piloto de los Medias Blancas, el venezolano Ozzie Guillén, quien agrega que cuando Contreras llegó al equipo "venía con muchos problemas tanto de técnica como en sus lanzamientos, pero siempre confié en que mejoraría y que sería el mejor del equipo".

Contreras sumó números de 117-50 en la selección de Cuba y tuvo 2.82 de promedio de efectividad en la liga cubana de béisbol.

En la isla fue nombrado Atleta Masculino del Año en tres ocasiones, hasta que salió del país y decidió quedarse en México en octubre del 2002 durante la Serie de las Américas.

Poco después pudo reunirse con su familia que había dejado en la isla, cuando fue transferido a Chicago.

Ahora, con parte de su vida en orden, con mejores herramientas para hacer un buen papel sobre el montículo, es el lanzador estrella de los Medias Blancas, y dice estar listo para enfrentar al ganador de los Angelinos o los Yanquis, el martes, en Chicago.

La ironía para Contreras será que si le toca enfrentarse a los Yanquis, lo hará ante el equipo que le dio la oportunidad de comenzar a proyectar su figura en las Grandes Ligas, pero luego lo sacó por la puerta de atrás, algo que el derecho cubano no va olvidar fácilmente.

"No tengo predilección por el rival, mi obligación es la de salir al montículo y hacer bien las cosas para conseguir la victoria, el resto no me interesa", agregó Contreras.

Sin embargo, la historia de la serie podría tener un aliciente más si contreras y su compatriota Orlando "El Duque" Hernández, otro ex abridor de los Yanquis, se enfrentan al bateo explosivo de los Mulos del Bronx.

El objetivo para ambos no sólo sería ganar sino también demostrarle a los directivos de los Yanquis que tal vez se equivocaron cuando decidieron sacarlos de su organización, aunque ahora se sientan más felices y contentos en Chicago.EFE