Convenciones que no convencen

Por El Nuevo Diario martes 28 de febrero, 2012

Las pasadas convenciones de los partidos Revolucionario Dominicano y de la Liberación Dominicana, para escoger a sus candidatos a diputados por el exterior, estuvieron retorcidas y nadie en esas organizaciones políticas está en condición de negarlo.

En esas consultas triunfaron los aspirantes de menor reconocimiento en las bases del PLD y el PRD. Muchos no salen del asombro desde que se conocieron las primeras posiciones alcanzadas por Alfredo Rodríguez (PLD) y José Morel (PRD). Su elección ha generado comentarios de todos los calibres y sus respectivas impugnaciones en las que se denunció una serie de irregularidades propias de la fauna política dominicana ejercida a plenitud y sin reparos por los partidos mayoritarios.

En ambas convenciones ganaron los menos populares, pero los que al parecer cuentan con amarres poderosos en las altas instancias de sus partidos, lo que a decir de muchos habría contribuido a facilitarle el triunfo. Por el PLD impugnó Francisco Fernández y por el PRD Arsenio Devares, los dos aparte de que ejercieron su inexorable derecho al pataleo, también están conscientes de que sus compañeros no jugaron limpio.

Sobre el particular ninguno de los dirigentes de esos partidos va a decir nada, porque además están subordinados a sus superiores en la Republica Dominicana, donde al parecer se cocinaron las maniobras que en términos de transparencia echaron a perder las convenciones blanca y morada.

Tan descarados fueron los fraudes, que la ciudad de New York se quedó fuera de la primera posición, aunque contaba con los aspirantes de mayor reconocimiento tanto en esos partidos como en la comunidad. Habrá sido una amarga decepción para Gregorio Morrobel y Carlos Feliz del PLD, Rafael Núñez y Arsenio Devares del PRD, quienes después de una amplia trayectoria y una intensa campaña tuvieron que conformarse con quedarse fuera de la contienda.

Si medimos el asunto en términos proporcionales, no tenemos que saber tanto de matemática para entender que probablemente la trampa dejó de ser teoría para convertirse en práctica, cuando consultamos el padrón electoral y encontramos que en New Jersey, donde viven Rodríguez y Morel, los ganadores de los primeros puestos, solo hay 35 mil 359 electores, repartidos en nueve ciudades, mientras New York, tiene 103 mil 337 votantes, casi tres veces más. Esto, alguien lo debiera explicar antes de que los "sin partido" vayan a las urnas el 20 de mayo.

Periodista residente en New York.