Corte de Familia entrega temporalmente custodia de Valery a la abuela materna

Por sábado 15 de octubre, 2005

NUEVA YORK._ La que se vislumbraba como una larga batalla legal por la custodia de la niña boliviana Valery Saavedra Rivadeneira, cuya madre fue estrangulada por un ex novio y cuyo cadáver supuestamente apareció en un basurero de Pensilvania hace unos días, terminó ayer, cuando una juez de la Corte de Familia, decidió entregarla a la abuela materna Roxana Lozada.

La niña de 4 años de edad, fue encontrada sola, descalza y hambrienta por un oficial del departamento de bomberos en un sector de Queens, quien la recogió y la entregó a la policía.

Fue gracias al hallazgo de la pequeña que la uniformada pudo lograr la captura de César Ascarrunz, el asesino de Mónica Rivadeneira Lozada, la mamá de Valery.

El caso, difundido a todo el mundo a través de los medios de comunicación, despertó el interés público debido a los bemoles del mismo y la pequeña estuvo en manos de la agencia de protección a menores por cerca de un mes, hasta que el caso llegó a la corte.

Las abuelas Roxana y Ana María Saavedra, quien es la madre del papá de Valery, que está preso en una cárcel de Bolivia, aparecieron en los medios disputándose la custodia de la niña. Además de ellas, Juan Carlos Saavedra el progenitor de Valery, un tío y una tía, se agregaron al deseo de que las autoridades se las entregara.

La jueza Mary Beth Richrot, decidió sin embargo que la custodia será temporal. La audiencia se llevó a cabo en la sala 220 del tribunal familiar. Después de escuchar la decisión judicial, las abuelas se dieron un fuerte abrazo.

Durante la audiencia testimonió el tío de Valery Enrique Salas quien reside en el condado de Queens y le dijo a la jueza que Valery los conoce a todos y los reconoce, agregando que la pequeña no conocía físicamente a la familia paterna.

El tío pidió la adopción de la niña, pero la corte negó la solicitud. El argumento de que la niña creció en Nueva York y es aquí donde debe vivir, pareció convencer a la magistrada para decidir la custodia temporal.

El padre de la niña, envió una carta a la Corte de Familia desde la prisión, pero las autoridades determinaron que por su condición de reo, éste no puede hacer nada a favor de su hija.

Ascarrunz, que además de los cargos de homicidio en segundo grado, posesión de un arma criminal y esconder evidencia, así como traslado ilegal de un cuerpo, tendrá que enfrentarse también a la Corte de Familia el próximo 2 de noviembre, donde responderá por las acusaciones de negligencia, abandono y haber puesto en riesgo el bienestar de la menor.

Mañana lunes, el presunto homicida que ahora niega haber confesado el crimen a la policía, regresará a otra vista preliminar a la Corte Criminal.

La Administración de Servicios Infantiles informó que el 17 de febrero del 2006, será cuando se decida la custodia permanente de Valery.

Mientras esto ocurre en la corte familiar, la oficina forense no ha confirmado oficialmente si un cadáver hallado en un vertedero de Pensilvania, es el Mónica, la mamá de Valery.