Crónica de un diálogo en sombra

Por Carlos Luis Baron domingo 4 de marzo, 2012

La pareja despertó en las frías alturas de Gurabo. Era el lunes 27 de febrero, entre 7:30 y 8:00 am, y ella quiso saber algo de noticias. Buscaba el canal dos, pero no aparecía. De pronto irrumpió una voz fuerte e impregnada de histeria. Pero ninguna imagen. Aquella voz maldiciente parecía proceder de las tinieblas, pues en tiniebla estaba la pantalla.

Alguien intentaba entrevistar al disertante. Era pausado y parecía tan decente como complaciente. El entrevistado despotricaba contra los periodistas que al parecer no simpatizan con la candidatura de Danilo Medina y los injuriaba por sus nombres. La palabra bandido fue la más escuchada.

Aquella voz de la oscuridad se quejó del trato dado por la prensa al general Guillermo Guzmán Fermín, de quien se informó recientemente, que el gobierno norteamericano le había cancelado el visado para entrar a ese país. Proclamó la pertinencia de que estén presos todos quienes difamaron al ex jefe de la Policía.

Siguió con voz histérica clamando por prisión para Fausto Rosario, los Cavada, -así dijo- Félix Calvo, Nuria Piera y Alicia Ortega, a todos los cuales llamó bandidos. La misma calificación le mereció el periódico Hoy, aunque sin personalizar. La voz desde la pantalla oscura declaró que hace campaña por Medina

El entrevistador insistió en querer decir algo. La mujer persistió en cambiar de canal. Pero el invitado no cejaba en el uso de la palabra. Ni el control le obedecía a la huésped del hotel. Más preguntó el entrevistado, pues era más enfático y disparaba a ritmo de metralla, mientras el otro lo hacía con tirapiedras.

El hombre – sí la voz era de hombre- reveló que tiene una grabación donde consta que Pepe Goico, coronel en retiro de la seguridad de Hipólito Mejía, asegura que es el director del periódico (la voz en sombra dijo libelo) “Acento.com”, que se sabe dirige el periodista Fausto Rosario Adames.

La mujer se preguntaba qué canal será este. Pero la histérica voz en sombra preguntaba a su anfitrión si no creía que la presencia de Hipólito Mejía en la rueda de prensa en la que el Centro Económico del Cibao, reveló una encuesta en la 14 provincias de la región según la cual el candidato perredeísta supera al peledeísta con 14.3 puntos, no era una muestra de desesperación.

La mujer movía la tecla para cambio de canal, pero no lo lograba. El marido, que prefería otra cosa, le dijo: “Apaga eso ya”. Ella (que es mi esposa) obedeció, pero antes oyó que el tímido periodista llamó por un diminutivo a su invitado. ¿Quién es Vinicito?, me preguntó. Como nunca vi su imagen en la televisión, también hube de responder con timidez: un militante de la intolerancia.