Crónicas de un plan anunciado

Por Carlos Luis Baron jueves 21 de junio, 2012

Al cumplirse ya el primer mes de las pasadas elecciones presidenciales y al irse disipando los efectos de las mismas, conocido ya los datos fríos del viciado proceso electoral, no queda uno más que sorprendido de todas las artimañas que se emplearon para lograr los píricos resultados que ha logrado el partido de la liberación dominicana; el cual dicho sea de paso debería estar en su agenda el cambio de siglas y de ideología por unas mas propia que encaje con lo que hoy representan esas pandillas de sordos, indolentes y avasalladores en lo que se han convertido.

Ya cuando las aguas comienzan a calmarse y la actitud expresa del mas cercano competidor se apresta al cuestionamiento del porqué de estos resultados y que han salido a la luz publica los hechos que hasta el momento han sido tipificados estudiados y aportadas las pruebas a los organismos competentes tanto nacionales como internacionales sin resultados aparentes que puedan dar al traste con alguna compensación favorable o al menos ser resarcidos de alguna forma ya sea en los organismos foráneos ó en las instituciones locales.

Es lamentable que a pesar de que el partido que hoy queda en la oposición haya salido favorecido en veinte y ocho provincias de las treinta y una que componen el territorio nacional y que el partido que ocupara el poder haya perdido alrededor de doscientos mil votantes en un claro ejercicio cívico donde el pueblo que debería ser soberano en sus actuaciones habló y lo hizo de manera muy clara expresando cual era su deseo de rechazo absoluto a las autoridades de turno expresándolo así en las urnas de todo el territorio nacional.

El oficialismo con su tren avasallador volvió a imponer sus fuerzas con la utilización de todos los recursos del estado, burlándose de los mas humildes con dadivas de todo tipo para torcer una decisión que ya estaba tomada muy a pesar de todo esto ya la fiesta política ha pasado y el pueblo se ha dado de lleno con la realidad y como el pueblo no es tonto aun que lo tildemos de tal son muchos los ejemplos que nos deja la historia contemporánea cuando hubo motivos para sacrificarse nuestro pueblo dio y ha dado a sus mejores hombres en harás de que las generaciones que les precedan tengan mejores oportunidades de vida.

Es lamentable lo que se le ha impuesto en esta ocasión a nuestra sociedad, algo que sin ninguna duda no quería; pero peor habrán de ser las reacciones que en el devenir del tiempo habrán de suceder. Nuestra patria esta pasando por una de las situaciones mas difíciles de su historia contemporánea ya que no es posible imponerle por las fuerzas a mas de la mitad de la población algo que no quería y que se había volcado a cambiar.

Las reacciones sociales no se han hecho esperar basta con ver lo que ha sucedido en salcedo y en varias comunidades del sur profundo las manifestaciones sociales estarán presentes en este cuatrienio por una simple razón al pueblo se le robo su triunfo y lamentablemente una acción trae consigo una reacción, es lo lógico es razón de vida.

A lo mejor en su afán de triunfalismo el partido en el poder no evaluó las consecuencias negativas de las acciones tomadas, que incluso van mas allá de las elecciones robadas hoy por hoy haciendo uso de su control absoluto en todas las instituciones del estado incluso nos niegan justicias a causas que teniendo la razón se niegan a dárnoslas en franca violación al estado de derecho que se supone vive la republica dominicana, en franca violación a las leyes y a la constitución de la republica. Es que acaso no se dan cuenta del grabe error que cometen a un animal herido no se le da la espalda o se le mata o se le somete de lo contrario te atacara.

Al pueblo no se le pueden secuestrar sus derechos ya que en el peor de los escenarios los tomas por las fuerzas y a un pueblo desbocado no hay fuerza que lo pare. Que se acuerden los oficialistas que han estado al tris de provocar un estallido social de consecuencias catastróficas que a pesar de la decisión que ha tomado el líder de la oposición de ser ecuánime y mesurado ese no es el sentir nacional.

Evitémosles a este país males mayores, permítanle al PRD, dirimir sus asuntos internos de forma interna sin injerencias de ninguna clase no alborotemos a las avispas que mas luego nos pueden picar.

El señor Danilo medina, si quiere gobernar en paz la patria de Duarte, necesita del concurso de todas las fuerzas vivas de la nación deberá apartarse de esas pandillas que controlan el estado y sobretodo tendrá que abrirse al dialogo con los demás sectores de la nación. Hay que ser cautos el porvenir que nos asecha no pinta de buen color las autoridades que a partir de agosto tendrán el control del estado se enfrentaran a un país dividido, con el presupuesto del estado agotado sin dinero para operar, con muchas ejecuciones de estados aplazadas por el proceso político, nos enfrentamos a una alocada carrera para obtener recursos frescos que el estado pueda invertir en sus compromisos inmediatos y solo se vislumbran dos caminos cual mas oscuro los dos: Firma con el fondo monetario internacional y/o la incorporación de nuevos impuestos (reforma tributaria), cual de las dos mas funestas para el ya empobrecido pueblo dominicano.

Sea prudente Ing. Medina, sacúdase ese lastre que le asecha si en la campaña por razones obvias no pudo prescindir de ellos ahora como gobernante debería dar un ejemplo rescate usted las viejas ideas del Bochismo, si la forma de subir al tren gubernamental no fueron las mas idóneas justifíquelo con buenas acciones gubernamentales, devuélvale la confianza a este pueblo que lamentablemente se la ha secuestrado sus derechos mas legítimos. Que dios le acompañe en la toma de decisiones que resulten atinadas para todos.

El autor es egresado de la escuela de hotelería y turismo de la O&M.

Wilanfe69@hotmail.com