Cuba denuncia endurecimiento y 82.000 millones dólares pérdidas

Por martes 27 de septiembre, 2005

La Habana, (EFE).- Cuba denunció hoy un recrudecimiento del embargo estadounidense y afirmó que ha provocado una caída de las visitas de norteamericanos y cubanos residentes en EEUU y ha costado al país más de 82.000 millones de dólares en cuatro décadas.

El embargo, impuesto formalmente por EEUU en 1962, poco después del triunfo de la revolución liderada por Fidel Castro, ha supuesto para Cuba pérdidas superiores a los 2.700 millones de dólares en el último año, denunció hoy el viceministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla.

Durante la presentación del informe "Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba", el funcionario cubano insistió en que el embargo entra en la categoría de "acto de genocidio en materia de derecho internacional".

El embargo, dijo, es "injusto e ilegal" y afecta a prácticamente todas las esferas de la vida en Cuba.

El endurecimiento del embargo y de la política de EEUU hacia la isla impulsada por el gobierno del presidente George W. Bush ha provocado, señaló, una caída superior al 40 por ciento en las visitas de norteamericanos a Cuba, que pasaron de 85.800 en 2003 a poco más de 51.000 el pasado año.

Entre enero y agosto de este año visitaron la isla cerca de 26.500 norteamericanos, un 33 por ciento menos que en el mismo periodo de 2004.

También los viajes de cubanos residentes en EEUU cayeron un 50 por ciento el pasado año y se redujeron a 57.000, frente a los 115.000 del ejercicio anterior.

Entre enero y junio pasado, se redujo en un 20 por ciento la cifra de cubanos residentes en EEUU que visitaron la isla, en relación al mismo período de 2004.

Además, denunció, cerca de 800 ciudadanos y residentes en EEUU y 77 compañías, bancos y organizaciones no gubernamentales extranjeras fueron multados desde el pasado año por el gobierno de Bush por violar el bloqueo.

Para el viceministro cubano, las compras de alimentos y ganado que realiza Cuba a empresarios estadounidenses no constituyen una forma de comercio que haya abierto una brecha en el embargo.

Cuba, recordó, debe pagar por adelantado, en efectivo y está obligada a usar barcos estadounidenses para estas operaciones.

Washington autorizó las ventas de productos agropecuarios a Cuba en diciembre de 2001, tras el paso del huracán "Michelle", que devastó la isla.

Desde entonces, Cuba ha importado 4,5 millones de toneladas de ese tipo de productos, por un valor superior a los 1.300 millones de dólares.

Entre otras restricciones, el embargo impide a Cuba exportar o importar bienes de EEUU, utilizar el dólar en sus transacciones comerciales internacionales y llegar con sus barcos y aviones a territorio estadounidense.

El embargo se endureció en 1992 con la Ley Torricelli y en 1996 con la Helms-Burton, que interrumpieron las importaciones cubanas de subsidiarias norteamericanas en terceros países, impusieron nuevas limitaciones a la navegación y obstaculizaron la inversión extranjera en Cuba.

En junio del pasado año, el gobierno de George W. Bush aprobó un conjunto de medidas propuestas por la "Comisión de Ayuda a una Cuba Libre" que restringieron aún más los viajes y los flujos financieros a la isla. EFE