Cuidado!

Por lunes 7 de abril, 2008

El Presidente de la República es indiscutiblemente un hombre de fino trato, de gran inteligencia y de esmerado cuidado en el trato y en la forma de hacer política. Lo mismo se debe decir del candidato del Partido Revolucionario dominicano, un hombre que ha soportado todas las groserías y acusaciones de sus adversarios enquistados en el poder y fuera del mismo, y ha guardado respetuoso silencio, no deja dejando que nada le desvié de su objetivo que es la Presidencia de la República para trabajar por el bienestar de los suyos que es su mayor prioridad.

Pero al lado del Presidente, en estos momentos en que busca permanecer en el poder más allá de agosto del presente año, se han colado gentes que nada tienen de respetuosos, que se han obnuvilado de poder, que se creen que nunca van a abonar las mieles del palacio nacional, ni que tampoco se de tienen a pensar y actuar de forma en que su amistad y su cercanía con el jefe del estado sirva para sumarle al proyecto reeleccionista, y a la obra de gobierno del partido morado y su más grande dirigente.

Se deben detener no solamente el uso y el abuso de los recursos del estado, sino igualmente el uso y abuso de los empleos del gobierno que en modo alguno pertenecen ni al partido ni al Presidente de la República.

El poder es una sombre, y a veces en el ejercicio del mismo cometemos metemos errores que luego nos pesan, y que más mal que bien le hacen a quienes políticamente capacitados se dejaro dejan de jóvenes impreparados, de dirigentes engreidos, de personas sindicadas por su oscuro proceder en el pasado, y que lejos de sumarle le restan a quienes hacen política con la vista puesta en retener el poder. Ojo con esos seudos dirigentes, que le restan mucho a un gobierno bierno y un Presidente que digan lo que digan no las tienen todas consigo./