Danilo genera confianza

Por Carlos Luis Baron jueves 19 de enero, 2012

La construcción de confianza es uno de los componentes centrales en la forma de hacer política para cualquier candidato por cuanto ello es básico para los imprescindibles vínculos entre Estado, empresas e individuos sobre los que germinará el desarrollo y la cohesión social. La confianza es el fundamento esencial de toda relación humana positiva. Nadie puede caminar junto al otro sin tener la certeza de que puede confiar en él. Sin confianza es imposible avanzar y crecer. Cuando hablamos de confianza hablamos de transparencia. Para confiar en otra persona hace falta primero tener un conocimiento de ella, y es así que, promoviendo el diálogo, mejorando la participación y potenciando la democracia se contribuye con lo mejor para la formación del Capital Social.

En la carrera por la presidencia dominicana, Danilo Medina ha logrado desarrollar y fortalecer este vínculo con el pueblo. Su estilo discursivo impuso un sello particular a la práctica política que lo distingue de sus contendientes.

En la consistencia de su ejercicio político y oratoria se percibe el carisma auténtico de un líder creíble, reflejándolo así los sondeos de opinión que coinciden mostrándolo en los mejores índices de credibilidad para los distintos segmentos electores.

Su impecable desempeño en esta campaña generó en el pueblo una imagen que se codifica en las connotaciones de su mensaje, dejando claro cuál es el perfil y comportamiento que debe tener el próximo presidente de los dominicanos, encarnando en su tono diáfano y sereno la proyección de un auténtico Estadista.

El proceso cognoscitivo que subyace en la conciencia del ciudadano es una dinámica progresiva que aflorará enriquecida en la instancia del voto. En ese momento, el sufragante habrá de materializar el reconocimiento de los rasgos que, por experiencia y comportamiento, fue asociando a su capacidad.

Danilo ha logrado construir un puente por donde se ve transitar diariamente a ese segmento del electorado en el cual la decisión reside solo en factores a corto plazo. Del mismo modo ha provocado una combinación de voto temático con voto centrado en su imagen.

Aquellos indecisos que no aun no saben qué hacer, finalmente acabarán decidiendo y manifestándose con plena convicción por la opción política segura. Los ciudadanos que antes de la campaña señalaban votar a su adversario más cercano van cambiando su opinión al escuchar y comprender su oferta programática.

En la actualidad no existe ninguna duda de que los efectos de la campaña sobre la dirección del voto le favorecen ampliamente, cumpliendo la estrategia y el marketing político los objetivos esperados. Con el papel decisivo y efectivo que ha jugado, Danilo Medina ha pasado, de ser una opción, a seguro ganador de las próximas Elecciones Presidenciales.