Danilo, la naturaleza y los ciclones

Por Danilo Correa viernes 31 de agosto, 2012

La naturaleza puso su granito de arena para defender a los dominicanos del desastre que para favorecer a los gobiernos de turno siempre azota a un pobre país.

Como es costumbre cada gobierno de turno le toca parte de la provocación que hacen la naturaleza y los dioses en contra de la indiferencia y la insostenibilidad del medio ambiente por el hombre. Algunos han mostrado la inconsistencia en la solidaridad humanista para resolver problemas que debieron ser advertidos. La naturaleza es precisa con los depredadores que atentan contra los ciclos de convivencia de la existencia misma. Este año la temporada ciclónica comenzó el 1 de junio y termina el 30 de noviembre 2012.

Muchos funcionarios del gobierno peledeistas se quedaron con las cervezas y las velas en las manos para la celebración de los destrozos del ciclón, que esta vez le saco la lengua como muestra de que la naturaleza no puede ser todo el tiempo tan dura.

De inmediato algunos incautos argumentaron las millonadas que habrá que utilizar para salvar algunas situaciones causadas, por ejemplo en Barahona, con los plátanos. Ya conocemos los bultos y abultadas medidas económicas que usan para buscarse lo suyo esos desacreditados ex y funcionarios actuales.

Me gusto la forma particular en que Danilo Medina se hizo presente en la parte Sur del país y destaco que la población no podía sentirse bien con la destrucción de su milagroso puente, culpable “Isaac”. Dispuso de inmediato la construcción del mismo en el mínimo de tiempo; no preciso la cantidad de dinero que se utilizara para reconstrucción del nuevo puente ni si aguantara otro ciclón.

A sabiendas que somos un país ubicados en la autopista preferida de los ciclones, sismos, huracanes, tormentas y demás elementos destructores que usa como aviso la naturaleza, debiéramos conseguir que las construcciones y lugares habitables sean lugares seguros para la supervivencia en momentos en que la naturaleza transita y muestra su poder de alerta.

La religión, la vida y la muerte son partes, al parecer, únicas del universo. Las leyes del universo son sobornables por el silencio y la indiferencia de los gobiernos que se convierten en correa de transmisión de ideas y pensamiento. El día que tengamos el mismo idioma, la misma moneda y la misma religión, seremos felices. Tanto el cerebro como el cuerpo para mantenerse con vida tienen que consumarse a irse a sí mismo, el gobierno no difiere. La sociedad dominicana por mantenerse con vida ha comenzado el proceso de consumirse a sí misma por medio a la delincuencia para sobrevivir más tiempo. El pueblo no ha aprendido a unirse al enemigo y sigue despreciando los partidos.

La República Dominicana es un lugar perfecto para descifrar (que posee el secreto) del drama de la vida y de la muerte. Ellos tienen el secreto de la vida en la tierra (El Vaticano) La gloria a cambio de creer… Rango normal de distribución de las ideas.

La luz se transfiere a las plantas y de las plantas a los animales, en mi país este submundo intermedio forma la desnutrición humana. El camuflaje en política es un organismo de defensa eficiente, cualquier medio es válido si el resultado es beneficioso no importa el daño a otros.

Las plantas buscan la luz del sol desesperadamente y huyen de la sombra, los políticos nuestros acumulan riquezas y huyen de los pobres. Ajenos a la lógica instintivas sin racionar somos intuitivos vician el contenido de sus vidas. El Papa ajeno a la lógica instintiva sin razonar sobre los daños de la inquisición sigue orando.

¿Aplicar por un perdón a Danilo la naturaleza y los ciclones en esta vida seria generoso?