Danilo Medina, así no, con las plantas de producción de energía eléctrica con carbón mineral

Por Carlos Luis Baron martes 24 de julio, 2012

Acabo de leer en uno de los periódicos de circulación nacional, que el Estado tendrá dos plantas de energía eléctrica en base a carbón mineral de 300 megavatios cada una, en la que estoy totalmente en desacuerdo porque esto implica la erogación de dólares para comprar este carburante. Todo lo que implique la erogación de dólares, es perjudicial para la estrecha economía del país, y no importa que esta opinión surja del Instituto de la Energía de la UASD, porque existen otros métodos como para producir electricidad a bajo costo y en corto tiempo.

Si lo que buscamos es ir sacando las plantas productoras de energía, en las que hay que invertir miles de millones de dólares en combustibles fósiles para mantener la demanda de megavatios, es mejor ir pensando en otras alternativas cuya inversión en dólares es sólo por una vez.

Por ejemplo, existen proyectos para producir energía eléctrica en base a la quema de la basura, los cuales se instalan en menos de un año, con una producción de cinco a cincuenta megavatios, y además logran producir gas metano, así como un buen y efectivo reciclaje de metales, plástico y vidrio.

Estos sistemas, además de la producción de energía eléctrica y el reciclaje de materiales, ayudarían a fomentar cooperativas de recolección de basura, contribuyendo a la limpieza de las ciudades del país en donde sean instalados, y un control total de los incendios que se producen en los vertederos.

Mientras que por otro lado, está el sistema LSC, el cual consiste en un generador hidráulico que se coloca en canales de riego, que son capaces de producir entre cien a cuatrocientos kilovatios, y tienen la ventaja que se pueden instalar uno detrás del otro, así como en los túneles de desfogue de las distintas hidroeléctricas.

Y qué decir de los parques energéticos eólicos, ejemplo tenemos con los instalados en Oviedo-Pedernales, produciendo 33 megavatios, cuya instalación fue rápida y se hizo una sola inversión, la cual tendrá una taza de retorno en corto tiempo.

Como ya he dicho en otras ocasiones cuando me refiero al tema eléctrico, el problema no está en la capacidad de megavatios disponible para suplir la demanda de la población, el problema está en exigir que todo el que use el servicio eléctrico, lo pague.

Y la única manera es facilitarle a las distribuidoras los recursos necesarios, para que ésta continúen con la instalación del sistema del cableado blindado, que impide la conexión ilegal, gracias a la altura de los postes y al peligro de hacer contacto con una línea viva de energía eléctrica.