Danilo Medina, entre la permisibilidad y la austeridad

Por Carlos Luis Baron viernes 13 de julio, 2012

No se pone en tela de juicio que los últimos gobiernos dominicanos se han caracterizado por su permisibilidad, caracteristica ésta que le permite a cualquier gobernante ganar adeptos de los favorecidos y su entorno, condición que hace crear de manera masiva un gran grupo de seguidores que permiten centralizar, entre quienes o a quines se les permite tal o cual cosa, lo que va dando como resultado el acresentamiento de grupos que se van convirtiendo en especie de mafias muy dificiles de decentralizar, a menos que al principio de un cuatrenio gubernamental se aplique la ley de austeridad.

Si, el proximo presidente de la república considera que debe ir creando en su entorno hombres y mujeres que durante todos estos años han venido haciendo política con la intención única de ser favorecidos, o ser amigos del presidente como orgullosamente se hacen llamar, volveremos a tener un gobierno permisíble.

Obviamente si partimos de la premisa de que la permisibilidad es considerada como un medio a través del cual se consiguen dádivas a cambio de fidelidad. Esta ha sido la manera de llegar a la gran masa de público que por medio del voto permiten hacer posible el triunfo de un candidato determinado, pero no necesariamente en la complasencia de ese gran sector de la sociedad está la solución de los problemas que enfrenta una sociedad, con la complasencia se resuelven los problemas de un partido político, no de un pueblo envuelto en una problemática social producto del permisibilismo heredado por tradición y que necesita de un corte certero, pero acelerado, mediatico, con el proposito de darle un giro al desenvolvimiento socio político y económico de esta socidad que amenaza con colapzar si no se toman medidas austeras.

El resto del pueblo que apuesta a un nuevo gobierno con cambios en su actitud y con voluntad de resolver problemas básicos, dirigidos al beneficio pleno de la sociedad en general, problemas que han atado el crecimiento económico de la mayoría, pero que han enriquecido a una minoría, a esa minoría favorecida por el permisibilismo, gracias a ellos el problema energético paso de ser uno de indole social a ser uno de indole económico y político que solo podrá resolverse si el nuevo gobierno lo asume nuevamente como uno social, independientemente de a quien afecte economicamente.

La austeridad debe tener su base en el proposito de lograr lo que nunca se ha logrado por culpa del despilfarro que encierra el permisibilismo o permisibismo y que no ha tenido desdén en estos últimos gobiernos , de los partidos creados precisamente bajo conceptos ideologicos revolucionarios donde se asume surjan cambios trascedentales enfocados en el mejoramiento económico y social de todos y no de un grupo de favorecidos que solo les ha importado la politiquería y no un verdadero plan político que incída en los vardaderos cambios sociales que amerita la clase desventajada, que no resuelve sus problemas con una tarjeta que le proporciona un día de comída o de alimentación, que es precisamente para lo que alcanza una tarjeta de débito de quinientos pesos, mientras que un amigo del presidente consigue una pensión desde veinte mil a cien mil pesos, pero para eso no hay que ser simplemente un miserable, sino tambien un favorecido de los que tuvieron la suerte de pertenecer al entorno de amigos del presidente.

Pero la austeridad no solo se circunscribe en no permitir el despilfarro, sino en hacer una evaluación para determinar que es, o nó necesario de lo que ya se ha permitido y que campéa en la actualidad a manera de lujúrias que se exiben en las calles de la ciudad, como son las flamantes yipetas negras usadas por individuos que ganan además lujosos sueldos que muy bien podrían moberse en sus propios atomóbiles trayendo ésto como beneficio social el gran ahorro de combustible que muy bien se podría usar para generar electricidad.

La austeridad es tambien poder lograr poner en función algo que nunca se ha hecho, como es romper con la inequidad salarial, donde los amigos del presidente siempre ganan más, independientemente sean o no mejores profesionales y no solo eso, sino que tambien se aumentan su sueldo cuando lo consideran, entendiendo que simplemente hacen uso del permisbismo que les otorga el ser amigo del presidente.

Danilo Mediina a quien ya se le nota inquietud por resolver problemas, como lo es el de energía electrica, considerado el principal problema que afecta la economía de todos, tanto en lo industrial, comercial, pero sobre todo a la familia domincana a quien mantiene en sozobra día adía. Ojala pueda éste aparente humilde hombre poder imponerse ante la permisibidad y asumir la austeridad como modo de gobernar que siempre quiso su guía y mentor profesor Juan Bosch, victima de los oportunistas que ya una véz no permitieron el desarrollo de lo que hasta ahora ha sido el mejor gobierno de la historia política domincana.

Aposté al triunfo de Danilo, entendí que era el candidato idóneo y que sú candidatura estava por encíma de su partido, pués el pueblo, ya no necesitava en ese momento de un partido, sino de un candidato diferente, de un lider que reflejára en su expresión, sinceridad, moralidad, un lider que si muy bien en algún momento tenía que hacer uso de su poder, tambien tenga carácter para decir nó al mal procedimiento administrativo del Estado.