Danilo y su orquesta

Por Carlos Luis Baron martes 31 de julio, 2012

Los dominicanos somos muy particulares cuando de baseball, merengue y política se trata. Son tres actividades que indiscutiblemente las realizamos con mucha pasión. Sin embargo, conversando con dos colegas de diferentes nacionalidades –costarricense y chileno- pude percatarme de que sus impresiones son que en el deporte y la música quizás seamos diferentes, pero en el quehacer político estamos cortados por la misma tijera. “Las cosas políticas que se ven en mi país no se ven en ningún otro”, les comentaba. Y ambos al unísono me replicaron: “Eso crees”.

Bueno, estamos en el proceso de transición de gobierno y como siempre éste trae inquietud principalmente a los que dependen su sustento del gobierno, a los que albergan la esperanza de pasar al tren gubernamental y también a los que han confiado de una manera seria en que el gobierno de Danilo provocará un cambio de actitud y percepción en los dominicanos. Puedo asegúrales que de estos tres grupos el mas satisfecho hasta el momento es este último. Y lo digo con elementos de juicios solidos, pues recibo llamadas a diario de los tres segmentos.

Evidentemente existen muchas expectativas de como será el gobierno de Danilo. La gente esta muy acostumbrada a la falsedad y la demagogia de los políticos, pues la experiencia vivida es que después que llegan al gobierno tiran por la borda sus promesas y el estilo propio de hacer las cosas. Mucha gente, incluso, mantienen la esperanza de que Danilo sea mas de lo mismo y creo que deben de cambiar de opinión.

Nadie ha descripto con mayor precisión el objetivo político de las directrices principales de su gobierno que el propio Danilo. “Quiero ser el director de una orquesta que toque la música que yo diga y que los instrumentos que se vayan a tocar obedezcan a mi partitura. Si los músicos no se ajustan a mi partitura los cambiaré”, reseñó El Nuevo Diario el 29 de Junio del 2011. Para mas adelante indicar lo siguiente: “Yo tengo un plan y lo voy a ejecutar porque a eso es que voy al gobierno. Yo siento que he ganado credibilidad y confianza en la población ya que la gente esta creyendo en lo que digo y yo no voy a salirles con otra cosa a este país”, enfatizó.

Ahora bien, aunque como dice el refrán “de músico y loco todos tenemos un poco”, es bueno aclarar que en música orquestal, se denomina partitura al documento que utiliza exclusivamente el director de orquesta –en este caso Danilo- y que contiene toda la obra que se ejecutará –obviamente su plan de gobierno. Pero lo más importante en una orquesta es la correcta comunicación entre los músicos y el director de la misma –es decir entre los funcionarios y el propio Danilo. ¿Cómo se comunican los músicos con el director? Por medio de las particellas, que es el nombre dado a cada una de las partituras que tienen los intérpretes de los diferentes instrumentos. En pocas palabras, la partitura del director es la suma de todas las particellas de los diferentes músicos. De aquí que Danilo utilice esta comparación para enfatizar la importancia de la disciplina gubernamental en el orden de la línea de mando para la ejecución de los planes.

Es extremadamente curioso que mucha gente -entre ellos muchos seguidores del propio Danilo- estén arrancando desde ya con un estilo que representa lo despreciado por el pueblo dominicano y no alcanzan a interpretar lo autentico de Danilo como estadista. Por ejemplo, ¿Qué es lo que realmente es importante para Danilo en la conformación del staff de su gobierno? Antes que nada tratar de garantizar que sus funcionarios obedezcan las grandes directrices de su gobierno. Entonces, si es así; ¿Por qué tratar desde ahora forzar al director de la orquesta a tocar una música diferente de la de su partitura?, ¿O es que no saben la música que esta tocando el director? Déjenme decirles, que claro que si conocen esa música, pero no les conviene tocarla. Lo peor de todo es que no se atreven a decirle al director que no le gusta esa pieza, pues también saben que al director no lo narigonea nadie, y entonces proceden con algo sumamente bochornoso como son las presiones mediáticas, enmascaradas y de muy baja ralea, como decía Bosch.

Pero lo mas importante de todo esto es que el director tan solo esta practicando y afinando su partitura. Los músicos desafinados no van a iniciar la obra maestra del director. Otros van a tratar de desafinar en medio de la misma, pero deben de saber que el director es director porque sabe de la afinación y sonido de todos los instrumentos de la orquesta. Muchos hombres y mujeres dominicanos y de otras nacionalidades incluso estamos muy atentos al ejemplo que dará Danilo como estadista. Nos ha tocado la difícil tarea de lidiar con la impenitente duda de la gente, desde las reales posibilidades de llevar a un hombre como Danilo a la presidencia hasta estar seguro de que no nos defraudara.

Advierto desde ya que mucha gente que apoyó a Danilo por razones personales muy pronto entraran en contradicciones con el mismo y no porque él lo esté haciendo diferente a lo que prometió, sino porque sus intereses personales no han sido o no serán satisfechos. Aquí lo prioritario, lo que esta en la línea de fuego es ejecutar los planes claramente visualizados para atacar los obstáculos que han impedido el avance en la ruta del mejor y más justo país al que aspiramos. Y todos tenemos el compromiso de trabajar en esa dirección, sea fuera o dentro del Estado.

Finalmente, es imposible pensar que en 1461 días se hará todo lo que falta por hacer por nuestra generación. Danilo no es Dios ni nada parecido, pero tiene la voluntad y la determinación de con la ayuda de Dios hacer lo correcto y decoroso. Mucha gente desea mantenerse o ir al gobierno pues desde el mismo puede disfrutar de los privilegios, la irresponsabilidad, el descontrol, la falta de supervisión y todos los demas males que implica el Estado débil. Eso no crea riqueza. Pero esa gente se puede sorprender. Ya sabemos que para sacar un país de la pobreza hay que producir muchísima riqueza y distribuirla bien, y no es el Estado el lugar ideal para la generación de riquezas. Danilo no solo se ha ganado de nosotros y el pueblo dominicano la credibilidad y la confianza, sino que también se merece nuestros mejores aportes principalmente desde fuera del gobierno. Dejemos de mirar a Danilo como lo que significa, y veámoslo como lo que verdaderamente es.

Dominicano residente en Teaneck, NJ, USA