De brazaletes a grilletes

Por Carlos Luis Baron martes 26 de junio, 2012

Nueva York.-Los sectores de oposición, progresistas y la sociedad toda, debieran exigir que así como algunos organismos feministas a favor de la mujer dominicana demandan la colocación de un brazalete de monitoreo a los hombres que incurren en la violencia de género; también se coloquen grilletes, aunque en una aplicación simbólica, a los funcionarios abusadores que se roban los dineros de los contribuyentes.

Sin muchos alardes, sofismas, tropos ni exordios cargados de metáforas, en la toma de posesión, el presidente electo Danilo Medina Sánchez; debiera proponer otro tanto y contundentemente advertir que sufrirán de apremios corporales en las cárceles del país, los funcionarios que han depredado al tesoro público.

En este caso como “grilletes”, deberían denominarse las iniciativas judiciales que encierren a los corruptos.

Sería saludable para el pueblo dominicano que, públicamente, Medina Sánchez cumpla con lo reiterado en su campaña proselitista de corregir lo que está mal, y advierta a voz en cuello que si las feministas han decidido frenar a los abusadores de mujeres en todo el país con la imposición de brazaletes, él también asumirá una medida similar, colocándole grilletes a los funcionarios que han ido al gobierno a robar.

Los mecanismos de este grillete de castigo a los ladrones de la cosa pública que han abusado más del pueblo que los primeros-no pretendemos justificar estos abusos-, debieran no sólo limitarlos a que se mantengan alejados de las maniobras depredadoras sino enviarlos a las cárceles de inmediato. Es decir, esta acción desde ya, debe tener carácter retroactivo.

Con esta medida se enviará al mensaje de que lo que es igual no es ventaja; y no se lanza una cortina de humo con el tema de las mujeres abusadas; también se actúa enérgicamente contra los ladrones enquistados en la corporación peledeísta. Abusos son abusos, de género, o cual que sea su nomenclador. En consecuencia, si realmente hay voluntad política, hacer lo que nunca se ha hecho.

Los grilletes de monitoreos son usados con mucha frecuencia en Estados Unidos, en el caso que nos compete en Nueva York; para controlar a los que han cometido no una simple felonía, sino grandes crímenes y también han estafado al Estado, y en República Dominicana, las estafas son mayúsculas.

Estamos seguros que, aunque la medida se inscriba dentro lo simbólico en cuanto al uso de un grillete en los tobillos de cada uno de los funcionarios ladrones, el apelar al uso del nombre de este dispositivo para aplicar justicia, no asombrará a varios en la cúspide del partido en el poder, porque conocen muy bien de su real y efectiva aplicación, aunque no hayan sido objeto de ella.

Es más, con el apelativo de un grillete justiciero, tal vez de alguna forma, nos aproximará a las realidades de un Nueva York Chiquito, como aspira el primer mandatario, Leonel Fernández Reyna.

Además Medina Sánchez, al menos mostrará que si el congreso no puede destituir al actual mandatario como injustamente, hasta el momento, aconteció con el presidente paraguayo, Fernando Lugo; si se puede dar un escarmiento a los funcionarios ladrones que le acompañan, aunque entre estos, lamentablemente, haya un hijo putativo, por cierto muy afortunado.

El autor es periodista directivo del CDP en Nueva York, donde reside.