De Judas a Miguel Vargas

Por Carlos Luis Baron martes 26 de junio, 2012

Nunca he creído en la culpabilidad de Judas ISACARIOTE ni mucho menos de Miguel VARGAS, pero todo el revuelo creado por los católicos y perredeístas los mantienen con tales.

He examinado sospechosamente, en el recurrir del tiempo, todas las vicisitudes que les ocasionaron a sus amigos y familiares la acusación contra Judas. ¿Qué se hizo? Formalmente lo sellaron como culpable en la escenografía cristiana; lo propio sucede, en estos tiempos con Miguel Vargas Maldonado. Esa tira cómica, que en momentos de peligro aparece en tu cerebro “como la historia de tu vida” llego a mí. Pensé en el proverbio varonil del goce masculino que envuelve al hombre dentro del recipiente de la avaricia que hizo de Judas Iscariote un francotirador de la aventura, por lo cual fue declarado culpable sin juicio apropiado por su propio grupo de amigos y enemigos.

Y cuenta la leyenda que fue encontrado ahorcado, cosa que no ofrece detalle alguno de cómo realmente sucedieron los hechos. Si él mismo se quitó la vida o no, toda fuente de información se perdió… Judas, como testigo histórico debió ser eliminado por el poder mismo que no quería más problemas evitando así que hablara o que siguiera los métodos de su Maestro Jesús.

Cuando supuestamente, Judas fue encontrado ahorcado, no se proporcionó ningún elemento legal que pruebe si tenía golpes y moretones en su cuerpo; huesos rotos, etc. Esto podría poner en tela de juicio tanto a los ministros, rabinos y al gobernador de esa época así como también a la misma iglesia, que no se dignó en investigar para esclarecer este hecho.

La interrogante de inmediato es: ¿Vendió Judas a Jesús? ¿Pensó Judas que Jesús actuaria? Luego, ¿Se ha vendido a Judas? ¿Murió Judas ahorcado? ¿Cuál fue la participación de Poncio Pilatos? ¿Y por qué poco se dice o nada de cinco millones de mujeres que fueron quemadas durante trescientos años por la Iglesia Católica. Estas fueron acusadas de brujas, por el sólo hecho de hacerse un té de hierbas silvestres para bajar el fogonazo calorífero del síndrome pre-menstrual? ¿Buscaban acaso a la hija de Jesús y María Magdalena? ¿Queda la gente trastornada con la vida y muerte fabricada de Jesús?

Este mito ha sido transportado por las distintas sectas religiosas hasta nuestros tiempos, y es posible que sin ninguna mala intención, utilizando la fórmula más sencilla y menos sensacionalista al acontecimiento; borrando y acomodando hechos.

Hoy los métodos modernos nos permiten hacer una mejor y más profunda investigación sobre aquellos legendarios aconteceres estacionados como sanción divina por siglos.

Las lujurias económicas de poder escondidas desde tiempos pasados o el mito trasladado hasta nuestra época referente a la actuación de Jesucristo y su trágica y precipitada muerte, nos obligan a hacer una nueva revisión de los acontecimientos que llegaron a nuestra época. Una porción enorme de mitos entre leyendas casi infundadas que de una forma u otra deberán arrastrar sobre sí, verdades inexplicables.

Judas Iscariote ha sido el burro de carga por siglos y siglos, de estas penumbras en la Historia, sin que hasta hoy, de forma seria, responsable y sin intervencionismos religiosos, podamos hacer un nuevo juicio de las circunstancias en que Jesucristo fue vendido como se dice, y cierto es que parece que no fue cierto. Las dudas y la Fe caminan juntas, aunque una es toxico y otra egoísta.

Es posible que las monedas encontradas en el bolso del acusado fueran producto de una recolecta, ya que las monedas que sugieren fueron pagadas a Judas, también se sabe que fueron tiradas por éste al piso en la Corte, cuando Jesús era juzgado. Como sabemos, Judas era el hombre de confianza de Jesús y los demás apóstoles y discípulos, por lo cual se le concedió el puesto de contador recolector y rendidor del informe de gastos. Era el único autorizado por Jesús para hacer aquellos menesteres de tesorero del grupo. Muchas son las personas que ignoran estos datos y han repetido como correo milenario lo sucedido con la muerte de Jesús.

La Monalisa de Da Vinci, comprime cierto parecido al catolicismo; cada vez está más inconclusa su idea, desarrollo y entendimiento, tiene en su carácter una carga de la época llena de lujuria en la sonrisa, posee una figura estoica que sigue proyectando un misterio que cada vez se fortalece. Sigue además, interfiriendo los límites del entendimiento actual humano y, movilizando liberación cósmica del ultra sentido religioso sin resultados convincente.

Cuando Judas Iscariote trató por todos los medios de que Jesús optara por la mejor opción, en cuanto al desastroso reinado, quizá lo hizo con toda la voluntad religiosa y estaba convencido que se podía. Jesús interpretó sus palabras; pero la plebe no ha sabido consagrar la sabiduría de aquel hombre de confianza de los apóstoles. Judas Iscariote tesorero del grupo, tenía que ser el hombre de más confianza. Por obligación ya sabía que Jesús era el símbolo de la transfiguración de la vida a través de la alquimia de su voz.

Colegimos además, que la Biblia podría pertenecer al género ficción que rompe algunas, o quizás muchas plusmarcas de ventas con 300 millones de ejemplares circulando, cosa que simplifica y complica lo propio de la cultura religiosa dentro del contexto de la época de Jesús, que es para nosotros hasta nuestra Era . De por si ya la vida de Jesús de Nazaret, es un rompecabezas al parecer necesario que perdurará muchos años antes de que logremos erradicarlo y que nunca será por completo.

Dentro del aspecto fantasioso del material bíblico se encuentran fábulas, invenciones, contradicciones, etc., que en algunos casos deben ser protegidos ampliamente por la fe, que es la columna donde se apoya la estructura del edificio religioso. Con Judas declarado como traidor no se le ha permitido a la historia recoger ampliamente el trabajo hecho por este Apóstol. De forma simple la iglesia ha permitido echarle asco y oprobios después de la muerte de Judas que de todos modos fue el brazo derecho de Jesús. Lo más inexplicable de la religión es el hecho que en la larga vida de la iglesia sus comienzos estuvieron contaminados por hechos de los que se asombra hasta al más inocente, como es el caso de las quemas de brujas en estacas que algunos calculan, ya dijimos en cinco millones, cifras que causan terror. Estos números varían de acuerdo a los diferentes ángulos, otros lo sitúan en más de 8 millones.

El Papa Benedicto X11 fue fiel acérrimo propulsor de la inquisición. Antes de ser Papa, sirvió en el Tribunal Eclesiástico como Juez Inquisidor y pertenecía a la orden de Santo Domingo. Creemos que en algún momento de nuestra historia podría iniciarse un juicio a la iglesia, por los daños a la humanidad. Con ese “amor a Dios” incondicional y religioso de la iglesia, que en su entorno se convierte en un retrovirus capaz de replicarse en ideas para sí misma, ilusionándose y fortaleciéndose con temor al infierno y al fracaso que como católicos portamos, no nos permite salida saludable en opciones. Provocando también, en sus inicios, muerte de forma consiente sin importarle lo matemático, solo la salvación del alma, desaprovechando así el toque de virtud que regalan los dioses, a los seres vivos.

Hubo una vez que el comportamiento del sistema político no garantizaba la igualdad del hombre y la mujer; mejor dicho era peligroso ser mujer. Nazareno y nazarena: de Nazaret, pueblo de Judea. Poncio Pilato, uno de los hombres de mayor carisma de su época, político, ambicioso, con gran sentido del humor y sabio de decisiones. Conocía enteramente las fragilidades humanas de su época. Comprendió que una oveja enferma dañaría el corral. Esto dio lugar a uno de los casos judiciales más sonados de la historia. Y manejó la situación a su forma y conveniencia sin afectar sus intereses, convirtiendo en visión lo que los médicos de hoy ya sabían, insertó el virus de la discordia en la plebe y así complaciendo a las multitudes bulliciosas, permitió soltar a un ladrón y condenaron a Cristo.

En sus tiempos Pilato era procurador romano de Judea, en Vienne (Francia) hacia el año 39 de J. C. Temiendo una sedición popular le entregó a Jesús a los fariseos a pesar de no creerlo culpable de ningún delito. Se inició en los alrededores del año 26-27 (DC). Antes de cumplir los 30 años fue nombrado gobernador. Uno de los aspectos más visibles de su posición era su toga blanca, cabello corto y su higiene facial que lucía con una impecabilidad minuciosa. Es posible que su descendencia sea italiana. Pilato será, además, dentro de las atribuciones que le confería el Estado, cobrador de impuestos y como suprema autoridad tenía que procesar los grandes casos que podrían merecer pena de muerte.

Pilato, quien contaba bajo su mando 2.500 hombres, quienes tenían orden de fusilar infractores de la ley. Luego de un juicio sumario, también se encargaban de las ejecuciones. Si había alguna sublevación del orden o revuelta, los rebeldes podían ser fusilados al instante sin vacilación como sucedió cuando se rebeló Espartaco.

No obstante, Judas creyó oportuno que Jesús mostrara un análisis contundente de la realidad divina y cambiara de idea con relación a su forma de actuar. Comprendía Judas algunas de las debilidades de Pilato, y quiso combinar con Jesús la grandeza de sus palabras con la acción. “Si logro convencer a Pilato de que Jesús es el hijo de Dios, Pilato podría darnos el lugar que nos corresponde y Jesús podrá demostrar que él es el enviado de Dios. La habilidad de Pilato y la fuente infinita de Jesús podrían crear una salvación para un gobierno religioso, compacto donde la razón sea un antídoto, no un bálsamo”, pensó Judas. Pilato y Jesús unidos jamás serian vencidos.

Entendemos que todo está plasmado y que las verdades que trae el tiempo sin escribirlas se convierten en una enredadera de costumbres que hacen un servicio a medias y con cierto aporte científico a la humanidad protegiendo un desequilibrio intelectual, que buscando conclusiones podrían pasar años para nosotros en esta tarea. Lo que si nos envían los historiadores fue los últimos días de Pilato, primero cayó en desgracia y fue destituido y llamado a Roma para rendir cuentas por desobediencia a la máxima autoridad, Pilato se lavó las manos luego de la sentencia de Jesús y fue quien se convirtió, dicen algunos, al cristianismo, mientras otros dicen que luego se ahorca de igual forma que Judas y que yo dudo, aunque sí creo que se hizo cristiano. Y por último entenderemos que Pilato mostraría a través de su gestión, decisiones que durante su época sobresalen como conclusiones de sumisión, claro está que quería sobre todo mantener su posición de Gobernador, aunque en algunas ocasiones llevaría las de perder, con ciertas tomas de decisiones que ponían en peligro su mandato. Claro, que ese encontronazo con la historia de Jesucristo, lo sitúan en un lugar privilegiado; historia que de ninguna manera puede nadie pasar por alto.

Comprendemos, además, ahora que el hacedor de maravillas como lo nombró Josefo, era considerado en esos tiempos un político, quien fue acorralado, y que sí en verdad participó en varias rebeliones en contra del Estado y que la primera vez que fue dejado en libertad por Pilato, fue porque recibió como pago la cura de su mujer o esposa. Es posible que, como resultado de esto, vemos que la discutida vida del Mesías rueda como una grúa política, divina y terrenal. Sin poner en dudas la secuencia y autenticidad de la vida, pasión y muerte de Jesucristo, como un único y auténtico milagro en la Humanidad, que los contemporáneos de Jesús inventarán su historia y su personaje; nos preguntaríamos, ¿tal vez la Iglesia misma? Una personalidad actualizada, sabía, poderosa, imán atractivo, con una moral tan elevada y sus principios personales divino, una creación de fábula divina algo similar a los milagros que realizó, hecho consignado a los dioses. Parece como una réplica en este concierto celestial de ideas en textos con espíritu fantasioso, ya que para millones de personas del medio oriente y otros lugares, Jesucristo es un extraño. Tal vez crean que existió mas no lo relacionan con sus vidas, y muchas veces no le guardan atención, y si son japoneses lo mencionan asociándolo con la bomba atómica que lanzaron sobre Hiroshima y Nagasaki, ya que los que lo hicieron eran seguidores de las creencias cristianas y fueron en ese tiempo terroristas internacionales. He aquí por qué Judas como cualquier político con fuerzas, ambiciones, confianza y nombre quisiera aspirar a mejor vida, incitando a Jesús a usar su poder contra el poderío romano que intentaba a la vez destruir su movimiento. Colegimos por los hechos que Jesús pudo haber sido considerado un político, ya que él mismo fue condenado de forma aparente por política (proclamación de Rey Supremo) por encima del Emperador. Se muestra cuando Pilato pregunta a Jesús: ¿Eres el Rey de los Judíos?, Tú lo has dicho, responde Jesús. Recordemos, además, que Jesús era recibido por el pueblo con víctores como el Rey Mesiánico, y el gobernador lo veía como una figura política rival de la máxima autoridad. Y no era permitido por ley que alguien se proclamase Rey alguno de una provincia romana, menos del mundo.

La dirección e intención de Jesús y Judas, el camino real entre ambos, quién sabe, nunca se supo, no lo compartieron con nuestros tiempos. Debieron sacrificar todo en una época donde los justos eran tan pocos. Es posible que el mismo Judas llegara a preguntarse si el Universo tuvo origen. O, si la religión era una forma implantada de autoengaño, una estructura del bien y el mal definidos como pecado, perdón, confesión y confusión.

Jesús descifraba, según los textos, la idea intoxicada de Judas dentro del deseo político agilizado con la religión de por medio; se elaboró una contienda que molestó al Gobierno Romano, que enfurecía por la emancipación del yugo político de aquellos tiempos. Jesús fue invitado a participar como cabecilla del intento pacifista para derribar al gobierno, decían algunos, pero eran los deseos fervientes de Judas. En la última revuelta Jesús, fue ejecutado como rebelde por el Gobierno que administraba Pilato. Si nos trasladamos a nuestros tiempos, el Cristianismo hubiese sido considerado, diríamos en los países democráticos, como en los años 60’s, un movimiento de izquierda. Sus seguidores (el Catolicismo) se han convertido con los siglos en una extrema y peligrosa derecha, con ciertos rasgos de inquisición, con el apoyo de los gobiernos.

En esos tiempos no me imagino como la confianza en la religión y las instituciones colabora con toda clase de injusticias y rumores, pero la justicia divina terrenal y social veía brujas y brujos por todos lados y no tienen apuntes que nos señalen que alguien saliera a defender lo indefendible. Ahora, después de muchos siglos el aspaviento del hombre ante las injusticias divinas con nuestra naturaleza y los seres que habitamos, comienza la obra de cuestionar. Recorremos el camino con millones de preguntas sin respuestas, aunque se puede añadir a esto, el porcentaje mínimo de personas que podían leer en el año 1,000 D.C., que era de un 5%. Sumergido, entonces en un océano de ideas irrefutables en conflictos, entre la ciencia y la fe con sus verdades que deben ser reconciliables.

Se prevé entonces un colapso de la religión si después de tantos años alguien se atreviera a juzgar los cimientos mismos de la religión comenzando por los secretos papales. Su silencio ante tanto atropello a la humanidad y el nombramiento de algunos santos que abusaron de su poder y se acogieron a algunos principios raros de la Iglesia, como el caso de Santiago, el mata moros, mata españoles, mata indios.

Es posible que el sometimiento a la justicia por crímenes a la humanidad no sea sólo ficción. Algunos ven en la religión un refugio a la pobreza y a las resignaciones. O, pastores dominicanos y latinos en general, en Nueva York y en Estados Unidos, que trabajan sólo para el “paraíso” de sus cuentas bancarias, olvidándose constantemente del presente de sus comunidades y congregaciones en materia económica, social y cultural. Si en algún caso aquellos tiempos fueron copiados de modelos anteriores como se menciona con el rejuego del Islam, el Budismo, u otras religiones; por demás estaría decir que si tenían errores garrafales, no debieron ser arrastrados hasta nuestros tiempos. Como sabemos hoy en día el católico trae dentro de su mundo religioso su forma de ver el Universo, sentir de la vida y el más allá. No obstante el imperio que forjó la religión con la anuencia del Emperador Constantino sucumbió y nos legaron su incompatible religión y la filosofía de esos tiempos. Año 325, concilio de Nicea.

Después de mucho sacrificio humano, se logra la interacción de los Filósofos, en las cercanías del círculo religioso considerándolo como un aporte de conocimientos estáticos que solo superan las revelaciones hechas a los hombres mediante las deidades, lugar donde la ciencia no llega y que la Fe puede aportar. Aunque es muy difícil destruir con razones lo que por siglos han aprendido los pueblos sin razón ni lógica.

Bajo presión del tiempo los religiosos han aceptado en el modernismo que algunos conflictos entre la religión y la filosofía poseen algunas interpretaciones deficientes de la Biblia. Como lógico sabemos que han variado sus conceptos teológicos miméticos que proporcionan aspectos relevantes de cuerpo, alma y espíritu. Define, además, la porción correspondiente a los animales sin religión, ni alma y ha conceptualizado ampliamente esta definición religiosa, apartando la mayoría de la gracia divina. ¡Coño, así no es fácil zafarse de los dioses!

Todavía no proporcionan los religiosos la seriedad que permita al hombre encontrar en su conciencia el impulso que ofrezca la dirección de la vida y el otro mundo. Dentro de sus conceptos ha prevalecido la mala información y situaciones infantiles que desentonan, no obstante su majestuosa creatividad con la sintonía cultural universal y las respuestas no aparecen por siglos. El misterio sigue envolviéndose en un mundo de ideas al margen de lo concreto. Para los religiosos esto concepto no es responsable analizar con ideas técnicas y razonables si se carece de fe. De hecho, vemos que las órdenes de prioridades no incluyen la transformación social de todos los hombres y, los incluidos reciben, luego de resignación y mucho sacrificio una compensación celestial que es el paraíso.

¿Qué se puede esperar de una organización religiosa que usa como protagonista del declive del hombre a la mujer? Lilith * se convierte en el terror contradictorio de las posiciones religiosas de esos tiempos. Como esposa gemela de Adam, su capacidad, inteligencia, belleza y astucia la hacen enfrentar a su marido Adam- que no le permite tomar decisiones, ni siquiera intimas, la trata como adquisición divina; cosa que ella no acepta y se va de su lado buscando otro lugar donde vivir con libertad y sin amenazas. (*No dejo hijos con Adam-Génesis 1:27=Isaías 34:14-Lamia)

El símbolo del pecado Eva. Y, María Magdalena como prostituta. Dos figuras que fueron investidas con el máximo galardón de desprecio en su época. Eva, la mujer que inició el mundo multiplicándose. María Magdalena compañera de Jesús, debió haber sido elegida como madre de la iglesia, incluso inquirió a Jesús sobre quien le traicionaría, fue ella la persona a quien primero Jesús se le aparece después de su muerte y madre de su hija Sarah. María Magdalena puede ser la heredera espiritual del poder femenino divino. Leonardo Da Vinci lo sabía y lo plasmó sutilmente, divinizó a la mujer en la “Santa Cena” por encima de los deseos de la iglesia, debido a su influencia y capacidad.

Cuán sacrificado ha sido el género femenino, que incluso sobrepone el título de Virgen a María, a sabiendas de que era compañera de José y que el sacrifico bendito de parir es un privilegio especial tanto social como divino entregado a la mujer. Entonces éste es el verdadero instante en que el espíritu y el alma comienzan a revelarse furiosamente dentro de su travesía transcultural y personal exigiendo del cuerpo un frugal razonamiento estético; porque si él mismo puede curarse, debe hacer algo con el alma y el espíritu dentro del mismo contexto de sus “inmunoconciencia”.

La solemnidad no es la única forma de sublevación a que misteriosamente están sometidas nuestras espiritualidades fantasmas; si es una de las formas primitivas de responder y resolver sus misteriosas desavenencias religiosas, interactivas y acuñadas técnicamente dentro del mar de la fe. ¿Tendrán corazón el alma y el espíritu? ¿Cuándo el espíritu hace la mudanza del alma, dónde la lleva? ¿Dónde éste se queda? ¿Después de la muerte que lugar del cuerpo le corresponde a espíritu y alma? ¿Duermen o vagan, para cuidarle eternamente a fin de esperar la resurrección o separarse definitivamente? Ni la ciencia, ni la iglesia, ni el sabio lo explican. ¿Debió Jesús explicar eso?

Los pensamientos religiosos, en cuanto objeto de la lógica y la búsqueda de la realidad coyuntural tienen una realidad formal diversa y distinta de la que poseen cuando constituyen el objeto de un análisis en ciencia o empirismo colectivo. Son considerados como la forma que envuelve un contenido social espiritual que se refiere a una situación subjetiva. Este fenómeno que altera la fenomenología de los sentidos pensantes, no equivale a una negación del contenido del pensamiento religioso sino que para poder constituir el tema de la lógica tiene que ser abstraído y vaciado de su contenido con veracidad física o teóricamente física sellado por la fe.

Nunca he creído en la culpabilidad de Judas ISACARIOTE ni mucho menos de Miguel VARGAS, pero todo el revuelo creado por los católicos y perredeistas los mantienen con tales. Miguel Vargas ha sido acorralado por los gavilleros leonelistas que lo han revestido de delincuente y no tiene otra salida que pertenecer al equipo. Perdió la vergüenza, que es lo primero que no encuentran los ricos, y enveneno todos sus principios políticos y personales para adherirse a una causa que no es suya.

Presos seríamos del contenido intencional de la creencia si no analizamos con justeza el potencial que hemos recibido de información y su veracidad, “Nos venció el Estado”. Miguel y Judas son instrumentos de los tiempos y como tal corresponde juzgarlos con imparcialidad científica. Su aporte a la humanidad demuestra el precio que envuelve la codicia desmedida.

Ya nunca podremos verificar su inocencia Leonel no dejara nada escrito creíble.