“Década de los ochentas”: Época de oro, comunidad dominicana NY”

Por Carlos Luis Baron jueves 27 de diciembre, 2012

NUEVA YORK.- “La década de los ochenta es considerada como la “Época de Oro de la Comunidad Dominicana en NY”, debido a que se fortalecieron las actividades productivas empresariales y de negocios; los trabajos bien remunerados, el ejercicio profesional, la integración a los programas de asistencia social, al tiempo que los jóvenes colmaban los centros de estudios con su presencia”.

Es la década que históricamente consagra la etapa de superación en el marco de un despertar social, económico, político y cultural e ineludible superación y adaptación colectiva al sistema económico, político y social de la nación norteamericana.

A finales de esa década, los bancos de Reservas y Agrícola, de la República Dominicana, atraídos por la bonanza financiera de la comunidad, ingresaron a la red de transferencia de dinero (Remesas), en el estado de Nueva York, al tiempo que ofrecían sus servicios de apertura de cuentas bancarias.

El alud económico que se ventila en la comunidad, típico de la evolución social y despertar migratorio en la sociedad capitalista norteamericana, se proyectan hacia el país, específicamente hacia sus familiares, como parte esencial de un proceso histórico migratorio, dignamente reconocido cada año y que se proyecta a través de los envíos de unos US$3,000 millones de dólares, contribuyendo al fortalecimiento de la economía familiar y de la patria.

Además, millones de dólares, llegan al país todos los meses, enviados por el Gobierno Federal a dominicanos que se han retirado del ejercicio laboral. Los cheques son entregados por la Embajada de los Estados Unidos y gran parte de ése dinero es invertido en negocios, especialmente en el transporte, la agricultura, la ganadería, las Zonas Francas y en otras esferas productivas.

La década de los ochentas, puede considerarse como la época, en qué, con mayor énfasis, un alto índice de los dominicanos, han logrado éxitos en los negocios de bodegas, supermercados adaptados a los estándares más avanzados de la industria alimenticia e integrados en la Asociación Nacional de Supermercados (NSA), mientras que por otro lado ostentan la más sólida estructura en la industria de servicios a través de la Industria de Taxis Livery, mientras que por otro lado, los dominicanos ostentan el liderazgo en los negocios de bodegas, profesionales, especialistas en diferentes campos, como los servicios médicos, la educación, el ejercicio laboral al calor de las factorías, los programas de cuidados de niños y ancianos, y, en síntesis abarcan todas las esferas productivas de la gran urbe.

“La comunidad dominicana establecida en Nueva York, no obstante haber obtenido la ciudadanía norteamericana, conquistando posibilidades para traer sus familiares a los Estados Unidos, continúan aferrados a la patria, que les vio nacer, manteniendo en alto sus orígenes y tradiciones, conducta que es puesta en vigencia con mayor énfasis, durante las navidades”.