Decisión de AIE rebaja presión sobre precios de crudo y gasolina

Por viernes 2 de septiembre, 2005

Nueva York, (EFE).- La decisión de la Agencia Internacional de Energía (AIE) de utilizar sus reservas de petróleo para paliar situaciones de escasez en Estados Unidos contribuyó a rebajar la presión alcista sobre los precios del crudo y la gasolina.

Al cierre de la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (NYMEX), hoy algo más corta de lo habitual, el precio del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para octubre quedaba en 67,59 dólares el barril (159 litros), después de retroceder 1,88 dólares respecto del jueves.

Los contratos de gasolina para octubre reducían su valor en 22 centavos y cerraban la semana con un precio de 2,1837 dólares/galón (3,78 litros).

El gasóleo de calefacción para entrega en ese mismo mes finalizó con un precio de 2,0911 dólares/galón, unos diez centavos menos que en la jornada anterior.

El mercado reaccionó de inmediato a las expectativas de que en las próximas semanas llegarán importantes volúmenes de crudo y de gasolina desde Europa al mercado estadounidense, lo que contribuirá a paliar el devastador efecto que el huracán "Katrina" ha tenido para la industria petrolera en este país.

El último informe de la Minerals Management Service (MMS), la agencia que gestiona la explotación petrolífera en aguas federales en el golfo de México, indicó una modesta recuperación de la actividad en las plataformas marinas de producción, aunque un 40 por ciento de ellas continúan sin personal.

La perdida de producción se mantiene en torno a los 1,3 millones de barriles diarios, equivalente al 88,5 por ciento del nivel diario que se alcanza en ese área en condiciones normales.

Desde el pasado viernes se han perdido ya más de 8,7 millones de barriles de crudo y está paralizada la producción de gas natural en un 72,5 por ciento.

La red de distribución denominada Colonial Pipeline, que transporta productos refinados desde Texas hasta el noreste de EEUU, opera ya al 40 por ciento de capacidad y prevé llegar al 74 por ciento hacia el domingo.

La falta de suministro eléctrico en algunas estaciones de bombeo es el principal problema que enfrenta este y otros importantes sistemas de trasvase de combustibles a diferentes regiones del país.

La terminal portuaria situada frente a las costas de Luisiana también ha recuperado las operaciones de descarga de crudo aunque a menor ritmo de lo habitual.

Al menos ocho refinerías en Luisiana y Misisipi continúan paralizadas desde el pasado fin de semana y algunas de ellas con parte de sus instalaciones inundadas, lo que se prevé dificultará las labores de reparación y el restablecimiento del suministro eléctrico.

Alrededor de otra docena de refinerías ubicadas en esos dos estados y en otros próximos continúan operando a menor ritmo de lo habitual, aunque en algunos casos la actividad ha ido en aumento en las últimas horas, según la Oficina de Garantía Energética (OEA, por sus siglas en inglés, que coinciden con las de la Organización de Estados Americanos).

Numerosas compañías petroleras no han podido evaluar aún a fondo el estado de sus plantas de refinado y tampoco conocen en detalle los daños sufridos por las plataformas y pozos de perforación, así como en el caso de las conducciones submarinas que trasvasan crudo y gas natural desde las instalaciones marinas a tierra.

La OEA, una agencia federal que depende del Departamento de Energía, estima que alrededor de 1,6 millones de usuarios permanecen sin electricidad en Luisiana, Misisipi y Alabama, a causa del huracán "Katrina". EFE