Denuncian asesinatos contra periodistas de América Latina en el año 2005

Por domingo 16 de octubre, 2005

NUEVA YORK._ El Instituto de Protección al Periodista (CPJ, siglas en inglés) con sede en esta ciudad, denunció los asesinatos de cuatro periodistas latinoamericanos en lo que va del año 2005, víctimas que se suman al total de 39 homicidios contra comunicadores en distintos países del mundo.De esos asesinatos, muchos ocurrieron en Irak, afirma la institución en un comunicado que hizo público ayer.

Carlos Lauria, quien tiene a cargo trabajar con los periodistas latinoamericanos dijo que en el continente, la situación no luce halagüeña, debido a los sucesivos atentados contra la libertad de prensa y de expresión tanto por parte de los gobiernos como de sectores que se oponen a la difusión de actos lesivos a la sociedad.

Lauria informó que entre esos casos se encuentran las muertes de un periodista radial en Colombia, un fotógrafo chileno que falleció a causa de gases lacrimógenos lanzados contra manifestantes por la policía, el fallecimiento de un reportero en Haití, el asesinato de la reportera mexicana Dolores Guadalupe García, especialista en crónicas policiales que recibió nueve balazos fatales.

El dirigente del CPJ, que labora en la institución desde el 2002 indicó que desde 1981, año en que fundó la entidad muchos periodistas han caído en el cumplimiento de sus trabajos o defendiendo la libertad de prensa, así como luchando para proteger las vidas de otros colegas.

Entre los dirigentes del instituto figuran algunos comunicadores mundialmente afamados entre ellos Walter Cronkite de la cadena CBS y Terry Anderson, quien estuvo como rehén durante siete años, mientras cubría la guerra civil en el Líbano a mediados de los años ochentas.

“En la última década, han muerto más de 30 periodistas colombianos en el cumplimiento de sus tareas y ese país tiene un récord de impunidad casi absoluto, figurando como el más peligroso para ejercer el periodismo en América Latina”, agregó Lauria.

Expuso que la mayoría de los casos ocurridos en Colombia, no han sido resueltos todavía. “Lamentablemente, chocamos muy a menudo con la pared de la impunidad en América Latina y tanto en Colombia como en México, es difícil saber quienes están detrás de los sicarios que terminan con las vidas de los periodistas para silenciarlos por siempre”, agrega el dirigente del CPJ.

A su juicio, los pocos casos de asesinatos de periodistas que se resuelven, se convierten en ejemplos de justicia. Lauria, era corresponsal de la revista argentina “Noticias” de la que su reportero José Luis Cabezas fue asesinado por haber publicado fotografías de un empresario con vínculos mafiosos.

El instituto no sólo trabaja con asesinatos, sino también con amenazas, secuestros, agresiones, encarcelamientos y ataques. Recordó el caso de un periodista haitiano que en febrero del 2004, fue golpeado y baleado, los agresores lo dejaron por “muerto”, pero siguieron buscándolo para darle el tiro de gracia.

Un corresponsal de la ABC que cubría la salida de Arístides del país caribeño, se comunicó con el instituto y el reportero de la radio emisora “Hispanogla”, fue sacado de un hospital de Puerto Príncipe y transportado a la República Dominicana, en un avión clínica.

Pierre Elisem, el periodista haitiano es hoy un exiliado y reside en Miami, gracias a las gestiones del CPJ.

Lauria expresó que en Miami y Nueva York hay muchos periodistas asilados, pero en una situación muy difícil, porque la mayoría llegan sin conocer el ambiente, sin dominar el inglés y tienen que dedicarse a otros trabajos, viéndose obligados a abandonar la profesión.

La institución mantiene abierta la “Casa Refugio” en Lima, Perú y ha sometido una propuesta al presidente mexicano Vicente Fox, para que respalde un proyecto para combatir la impunidad en casos de muertes de periodistas.