Denuncias sobre dinero cubano dan alas a la oposición brasileña

Por lunes 31 de octubre, 2005

Brasilia, (EFE).- La denuncia de que la campaña que llevó al poder a Luiz Inácio Lula da Silva recibió dinero de Cuba cargó de "ideología" el debate sobre la corrupción en Brasil y dio alas a la oposición, hoy más decidida a estrechar el cerco al presidente.

Así como reavivó la intención opositora de impulsar un proceso de destitución contra Lula, la acusación de la revista Veja ha puesto a la defensiva al oficialista Partido de los Trabajadores (PT), en el que se ha vuelto a insinuar que se está tejiendo un "golpe de derechas" contra el Gobierno.

Según el PT y otros partidos de izquierda, hay sectores de prensa que colaboran con esa trama y tratan de vincular a Lula con los presidentes de Cuba, Fidel Castro, y Venezuela, Hugo Chávez, reeditando así los temores de "la Guerra Fría".

El semanario, basado en declaraciones de personas que trabajaron en la campaña que en 2002 llevó a Lula a la Presidencia, sostuvo que el PT recibió entre 1,4 y 3 millones de dólares de Cuba para financiar el camino del ex líder obrero al poder.

Aunque la denuncia no aporta pruebas y en sí misma contiene más de una contradicción, ha bastado para enturbiar aún más el frágil clima político que existe en Brasil desde hace cinco meses, cuando se comenzaron a airear las primeras acusaciones contra el Gobierno y el PT.

"Esto es gravísimo y escandaloso", dijo hoy el senador Arthur Virgilio do Carmo Neto, jefe de la bancada parlamentaria del Partido de la Social Democracia (PSDB).

Según el líder opositor, el cúmulo de acusaciones que afecta al entorno del presidente debe bastar para impedir que se postule a la reelección en octubre del año próximo.

"Lula es un 'inelegible' virtual, pero debemos convertirlo en un 'inelegible' legal, llegando al fin de toda la historia", afirmó.

El senador Alvaro Dias, también del PSDB, pidió hoy que se retome otra denuncia de la misma revista Veja, que en marzo pasado afirmó que la campaña de Lula había recibido cinco millones de dólares de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Hay muchas dudas sobre el origen del dinero usado por el PT en la campaña de Lula y parecen empezar a aclararse", declaró Dias, insinuando que podría haber habido una "alianza financiera" de la izquierda latinoamericana.

Con la misma "teoría de la conspiración" han respondido el PT y algunos respetados intelectuales de izquierda.

"Sólo falta decir que el PT recibió dinero de Osama Bin Laden", declaró hoy con ironía el diputado Arlindo Chinaglia, jefe del grupo parlamentario de esa formación.

El presidente del PT, Ricardo Berzoini, calificó la denuncia como "ataques de una elite" confabulada con algunos sectores de la prensa para desprestigiar a Lula de cara a las presidenciales de 2006.

Afirmó que la prensa local ha ignorado los firmes desmentidos de los gobiernos de Brasil y Cuba con la sola intención de "anticipar un debate electoral" que todavía no empieza.

Desde la izquierda también respondió el sociólogo Emir Sader, uno de los fundadores del Foro Social Mundial, quien sostuvo que detrás de la acusación está la intención de la derecha de "descalificar al socialismo, a Cuba, a Venezuela y a todo lo que se opone al Consenso de Washington".

En esa línea se pronunció el diputado "petista" Fernando Ferro, quien dijo que el Grupo Abril, que edita Veja, tiene negocios en sociedad con el venezolano Gustavo Cisneros, a quien calificó como "uno de los principales enemigos del presidente Hugo Chávez".

En medio de ese clima, miembros de una de las tres comisiones del Congreso que investigan denuncias de corrupción contra el PT y el propio Gobierno viajarán mañana a Estados Unidos para solicitar colaboración a las autoridades de ese país.

El primer paso será pedir información sobre una cuenta que tiene en un banco de las islas Bahamas el publicista Duda Mendonca, quien dirigió la campaña electoral de Lula y confesó que parte del dinero que cobró por ese trabajo le fue depositado en ese "paraíso fiscal", por decisión del propio PT. EFE