Descenso de remesas tiene varios factores

Por Carlos Luis Baron domingo 1 de enero, 2012

NUEVA YORK.- “Muchos dominicanos que han estado retornando al país, unos 28,000, durante la última década, reciben sueldos correspondientes al servicio de retiro laboral, relacionados con sus ingresos que oscilan entre $950 y $1,200 dólares mensuales. Esos sueldos eran entregados originalmente por la empresa Envíos de Valores La Nacional, pero, actualmente, el Departamento del Tesoro, envía los cheques a la embajada de los Estados Unidos en el país, misión diplomática que se encarga de entregarlos”.

El monto real al que ascienden, los envíos de las remesas de los dominicanos residentes en Nueva York y otros estados, es un tema discutido por economistas interesados en el desarrollo económico de esa comunidad y del país.

Actualmente varios factores, que no han sido tratados por los especialistas, inciden en un elevado descenso del dinero enviado por la comunidad inmigrante a sus familiares en el país, en muchas ocasiones para inversiones en propiedades y negocios.

De acuerdo a como se estabiliza la permanencia de los dominicanos en los Estados Unidos, es decir, reciben el documento que le acredita como residente legal, a unos y ciudadanos a otros del mismo modo fortalecen su presencia en la nación, los jóvenes se van graduando en universidades, ejercen la profesión obtenida y –en particular- se aferran fuertemente, al estilo de vida de la sociedad norteamericana.

Muchos de los que han retornado al país se dedican al negocio de transporte, han instalado negocios con sus ahorros, invierten en la agricultura y la ganadería, en las zonas francas industriales y en otras esferas importantes del desarrollo del país.

Las remesas y sus utilidades en los países de origen de las comunidades inmigrantes con mayores índices de presencia en los Estados Unidos, como la República Dominicana, por ejemplo, es un tema muy discutido en altas esferas financieras y de incidencias políticas en la nación norteamericana.

Prominentes personalidades estadounideneses, integrados en la influyente organización “Diálogo Interamericano”, con sede en Washington, interesados porque la República Dominicana establezca mecanismos que permitan reproducir las remesas, plantearon lo siguiente:

“Trabajar para que con la participación del Gobierno Dominicano e instituciones bancarias, establecieran en las comunidades, donde llegue más dinero transferido desde los Estados Unidos, se promuevan programas de desarrollo en la agricultura, la industria y otras esferas productivas. El objetivo fundamental planteado consistía en reproducir el dinero, enviado por inmigrantes establecidos en la nación norteamericana”.

Actualmente, muchos dominicanos que han retornado a residir en su patria, han estado invirtiendo en la agricultura, en zonas francas industriales, en la ganadería, el turismo, en bodegas y supermercados, entre otras esferas.

“Mientras más dominicanos reciben la ciudadanía y la residencia legal norteamericana, como está ocurriendo, y mientras la situación económica siga afectando la economía de la nación más desarrollada del mundo, generando desempleo y reducción de los servicios, como por ejemplo el programa de cuidados de niños en el que trabajan muchas dominicanas, el monto de los envíos seguirá en descenso”.

No obstante, seguiremos orgullosos de ser una comunidad hispana líder en la industria de supermercados y bodegas a los estándares más avanzados en la expedición de alimentos, el liderazgo de la industria de taxis con los vehículos más modernos y los servicios más efectivos del Estado, la atención de personas que problemas de salud y físicos, llenamos las aulas de las universidades y tenemos a profesionales de la medicina a las más altas esferas, entre otras conquistas que se reflejan en nuestro desarrollo, al comprobarse que la República Dominicana es el país de donde procede la mayor inmigración de la ciudad, lo que nos coloca en ser parte esencial de los US$ 215,000, aportados por los inmigrantes a la economía de la ciudad de Nueva York.