Deseos de navidad y año nuevo

Por Carlos Luis Baron domingo 23 de diciembre, 2012

Ha llegado navidad y fin de año. Tiempo para pensar en todas las metas y aspiraciones que nos propusimos a inicio del año. Tiempo de reflexionar sobre todas aquella cosas que hicimos y no hicimos; sobre todo, aquellas que entendemos pudimos haber hecho mejor. En fin, época de esperanzas y planes futuros.

Es tiempo de expresar deseos. En lo particular, yo deseo que se enciendan las lamparitas del juicio de nuestros congresistas, para que legislen pensando más en servir al pueblo y no al partido y a ellos mismos. Que no continúen haciéndose los ciegos, sordos y mudos y que comiencen a interpelar a los funcionarios públicos que han sido acusados de corruptos o aquellos de los que se presume se han enriquecido ilícitamente.

Deseo que el poder y los recursos públicos del Estado no sean usados en beneficio de los mismos funcionarios o para favorece a grupos privilegiados, amigos y allegados.

Bien sé que el presupuesto aprobado no es el que aspiraba; pero ya que esta aprobado, deseo que los recursos consignados en él se inviertan en los proyectos previstos y no vayan a parar a los bolsillos de unos cuantos.

Deseo que la codicia y ambición desmesurada no se apodere de los empresarios y comerciantes dominicanos, para que los precios de los productos de primera necesidad no incrementen de manera desproporcionada y que pongan de manifiesto la norma de responsabilidad social en cada una de las actividades comerciales y empresariales por ellos emprendidas.

Deseo una justicia dominicana independiente, libre de intereses políticos e implementando eso que denominan frenos y contrapesos, para que los operadores de justicia no estén condicionados a los deseos y aspiraciones del presidente en funciones. Deseo que dispongamos sistemas de controles confiables y sobre todo, se desarraigue la impunidad.

Deseo que el proceso de transformación de la Policía Nacional sea para convertirlo en un órgano que garantice la seguridad ciudadana y sobre todo, deseo un cuerpo policial que respete y vele los principios del Estado social, democrático y de derecho de la República Dominicana.

Deseo que el Estado Dominicano asuma de manera responsable y eficiente la administración del sistema eléctrico, ideando un programa sin apagones, financieramente sostenible, de costes para los consumidores finales proporcionales a las capacidades adquisitivas y que promueva el uso eficiente de la energía en la población.

Deseo que nuestro gobierno se trace políticas de tolerancia cero al desempleo para que en cada mesa de la familia dominicana pueda servirse una buena cena navideña y el pan de cada día; y no tengamos que ir a buscarlo en países lejanos y desconocidos.

Deseo que las políticas migratorias sean diseñadas y aplicadas con apego a principios y valores que no den pie a cuestionamientos respecto a derechos y libertades.

Yo deseo salud para todos los dominicanos. Que las enfermedades catastróficas no alcancen las familias dominicanas con economías precarias. Que tengamos acceso a ARSs que sean menos comerciante y real y efectivamente garanticen servicios de salud con calidad, de forma oportuna, con eficiencia y trato humano, más allá de las brochours publicitarios.

Deseo la paz mundial. Que las grandes potencias se centralicen en sus problemas internos y el bienestar de sus connacionales, pero sin detrimento de la calidad de vida de los países más pobres.

Ojala que este nuevo año nos traiga la voluntad política necesaria para hacer de estos deseos una realidad; o que al menos, se cumplan algunos de ellos para así poder iniciar a transitar el camino a la verdadera prosperidad y felicidad. Feliz navidad y un venturoso año nuevo.