Desmintiendo a Ramón Alburquerque

Por Carlos Luis Baron domingo 2 de diciembre, 2012

Miami, Florida. El Ingeniero Ramón Alburquerque, ex Presidente del Senado de la República durante el gobierno de su compañero de Partido el Ing. Hipolito Mejía, ha manifestado alegremente como es su costumbre, que el ex Presidente Leonel Fernández, no valía nada en Estados Unidos y Europa por su alegada responsabilidad por el actual déficit fiscal en la economía nacional y la corrupción que a su juicio, hubo en el país durante sus últimos dos gobiernos.

Queremos, desmentir categóricamente esas falsas declaraciones del ex Senador por Monte Plata, ya que el prestigio nacional e internacional del Doctor Leonel Fernández, está y seguirá al más alto nivel, precisamente por el excelente manejo que este hizo de la cosa pública y el encaminamiento del país en los principales cónclaves, regiones y mundiales.

En nuestra opinión, cualquier Organismo Internacional, incluso, Las Naciones Unidas (ONU) llevaría honor al ser dirigido por el Doctor Leonel Fernández.

Ramón Alburquerque, carece de toda calidad moral y política para expresarse en esos términos del Presidente del Partido de la Liberación Dominicana, ya que tiene su moral en entre dicho desde que el también ex Presidente de Senado y actual Senador por La Altagracia, Don Amable Aristy Castro, le acusó de falsificar una Ley votada y pendiente de promulgación.

En España y en toda la Unión Europea, asi como en los Estados Unidos de Norteamérica, los principales diarios, solo tienen elogios para el Dr. Leonel Fernández, reconocido por varias Universidades como Doctor Honoris Causa.

Recordemos que Leonel, ha sido el único ciudadano que ha ganado tres elecciones presidenciales por alto porcentaje, hazaña que le ha convertido en la peor pesadilla que ha tenido el Partido Revolucionario Dominicano en toda su historia desde su fundación en 1939.

Alburquerque critica el poder que Leonel ejerció y que aun conserva sobre algunas instituciones de la vida política, pero también lo hizo siempre amparado en su condición de Jefe de Estado.