Despiden a jefa división electoral ONU acusada de acoso sexual

Por martes 6 de diciembre, 2005

Naciones Unidas, 6 dic (EFE).- El secretario general de la ONU, Kofi Annan, despidió a la directora de la División Electoral de la ONU, la uruguaya Carina Perelli, en base a acusaciones de acoso sexual y abuso de autoridad.

Perelli, una socióloga de 48 años, es la primera mujer que ha sido cesada en la ONU acusada de insinuarse sexualmente a sus empleados y de crear un ambiente abusivo en el departamento que dirigía.

En la carta de despido enviada a Perelli, Annan argumenta su decisión debido a "la gravedad" de su mal comportamiento, que "es inconsecuente con los niveles de conducta que se esperan de los funcionarios civiles internacionales".

El portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, indicó que Annan había tomado la decisión hace tiempo, pero que por razones legales no ha podido hacerla efectiva hasta ahora, y rechazó que hubieran motivaciones políticas.

El despido de Perelli se produce en vísperas de la convocatoria de los comicios parlamentarios en Irak, previstos para el 15 de diciembre, de los que deberá emerger un gobierno electo que reemplace al de transición.

Dujarric explicó que el Departamento de Recursos Humanos de la ONU, que inició una investigación sobre las acusaciones, envió el pasado 4 de agosto una carta a Perelli en la que se le imputan "cargos relacionados con su gestión y abuso de sus empleados".

La notificación coincidió con la divulgación de un informe, elaborado por la firma suiza Mannet y encargado por el anterior subsecretario de Asuntos Políticos, Kieran Prendergast, en el que se detallaba la atmósfera abusiva que tenían que soportar los funcionarios de su departamento.

Dujarric, sin embargo, insistió en que Annan tomó la decisión a tenor de la propia investigación realizada por la ONU, que concluye que ha habido conductas de "acoso, incluso sexual, y abuso de autoridad".

Tras anotar que el despido es "inmediato", dijo que Perelli ya no puede entrar en las dependencias del organismo mundial si no tiene una cita previa y sólo para discutir asuntos relacionados con la posibilidad de que recurra por este caso.

"Nuestra política es de tolerancia cero. Este tipo de acusaciones las tomamos muy seriamente y nuestro deber es actuar al respeto", dijo Dujarric.

Desde el 23 de octubre, Perelli no realizaba ninguna actividad en la ONU, según explicó, y había sido apartada del proceso de preparación de las elecciones iraquíes.

"El trabajo de la ONU en Irak no ha sufrido ningún impacto", dijo Dujarric, quien agregó que el organismo cuenta con un equipo de expertos electorales sobre el terreno, liderado por el canadiense Craig Jeness.

Por su parte, Perelli indicó a varios medios de comunicación que tiene intención tanto de apelar dentro del sistema de la ONU como de emprender acciones judiciales, y calificó las acusaciones de "falsas".

Se quejó también de cómo se llevó a cabo su despido y manifestó que no pudo responder a las acusaciones a su debido tiempo porque estaba en misión en el exterior preparando las elecciones de septiembre en Afganistán y el referéndum constitucional en Irak.

Perelli emergió como una estrella dentro la ONU después del éxito que obtuvieron los primeros comicios que se celebraron en Irak tras la caída de Sadam Hussein, para la elección de un gobierno provisional.

Su trabajo, que provocó algunas envidias dentro de la organización, incluso fue elogiado por el propio presidente de EEUU, George W. Bush, en su discurso sobre el Estado de la Nación de principios de este año.

Otras responsabilidades de Perelli que figuran durante su período como titular de la división electoral son el haber encabezado el equipo electoral de la ONU en Afganistán, Timor Oriental, Sierra Leona, así como en los territorios palestinos.

Tras saber la decisión, el embajador de EEUU ante la ONU, John Bolton, criticó el momento en que se produce el despido de Perelli, a nueve días de los comicios iraquíes.

"¿Por qué tomar una decisión así antes de las elecciones? Claramente no había una urgencia para ello, si no ya se hubiera tomado hace un año", afirmó Bolton. EFE