Despiden con honores militares al soldado dominicano muerto en Irak

Por jueves 21 de agosto, 2008

La Vega (R. Dominicana), 21 ago (EFE).- Familiares y amigos despidieron hoy al sargento dominicano José Enrique Ulloa, fallecido el 8 de agosto cerca del Sadr City Market, en Bagdad (Irak), al explotar una bomba junto al vehículo militar en el que circulaba. Ulloa, de 23 años y residente en Nueva York, que deja viuda y un hijo de seis meses, fue sepultado en el cementerio de su ciudad natal, Jima Abajo, en la provincia de La Vega (norte dominicano) tras recibir honores por parte de un contingente militar estadounidense.

Previamente se celebró una misa en una iglesia de la localidad, durante la cual el párroco Pedro Antonio Bautista definió al soldado dominicano como un joven "justo, fiel y atento al compromiso que exigían las leyes y sus superiores".

El religioso pidió cambiar las guerras por la paz "para no tener que perder y llorar a seres queridos como José Enrique".

"El camino de la salvación es la paz, el amor y la concordia", dijo Bautista a los presentes.

Inmediatamente después del funeral, una agrupación del Ejército de Estados Unidos rindió honores a Ulloa y entregó a su familia una bandera estadounidense que fue recogida por su hermana, Miriam Ulloa.

El cadáver del soldado fue sacado de la iglesia entre el llanto de sus familiares y amigos, quienes acompañaron el féretro cantando la canción "Cuando un amigo se va", del argentino Alberto Cortez.

En el entierro se vivieron escenas de tensión. La viuda del soldado, Nieves, de origen colombiano, trató de sacar el ataúd del nicho y además una hermana sufrió un ataque de nervios.

Una prima de Ulloa, Jehieli Ulloa, quien habló en nombre de la familia, dijo que la memoria del sargento "quedará presente en la mente de todos sus familiares" y que con su muerte "se marchan todas sus ilusiones".

"Hoy sólo quedan recuerdos, pero la satisfacción de la familia es que José Enrique queda como un héroe, que murió valientemente cumpliendo su misión", dijo.

Un tío del fallecido, Tomás Ulloa, quien además es padrino del hijo de seis meses del soldado, manifestó que, pese a que su sobrino se fue a vivir a Nueva York a los dos años de edad, "amaba mucho a su país y a su pueblo natal".

Reveló también que el militar había pedido ser enterrado en esa localidad junto a su madre, Pura Concepción, fallecida hace tres meses.

Los restos del sargento dominicano llegaron este miércoles al aeropuerto de Santiago, norte de la República Dominicana, procedentes de Nueva York.

El militar pertenecía a la Compañía 515 de Transportes, con base en Mannheim (Alemania).