Días aciagos para Danilo

Por El Nuevo Diario miércoles 11 de diciembre, 2013

La alta popularidad que mantiene el presidente Danilo Medina en todos los sondeos de opinión, indican claramente, que ha pasado hasta el momento, todas las pruebas con altas calificaciones. Su estilo sencillo de gobernar, que ha hecho recordar al maestro de la política dominicana: Juan Bosch, le ha granjeado simpatías en sectores que han valorado su capacidad de rectificar, su trato afable y claro está, su esfuerzo por distanciarse del estilo de Leonel Fernández. Sin embargo, ha sucedido lo impensable, para aquellos que no acaban de entender, que la política en tanto ciencia, da facultad a sus estudiosos para pronosticar eventos transcendentales en el tiempo.

La situación de crisis interna que vive el PRD y que ha imposibilitado una sólida oposición al gobierno, ha provocado una extrapolación de oposición, al ser los propios compañeros del primer mandatario, quienes han desatado un vendaval de aspiraciones a destiempo, que obligará a los danilistas a dar respuestas concretas y desde ya, debemos prepararnos para el inagotable tema de la reelección presidencial.

Hasta hace poco, el presidente de la República había podido navegar sobre aguas procelosas, al recibir un país, con un déficit fiscal de 200 mil millones y la presión social de sectores empecinados en llevar a los tribunales al expresidente Fernández.

De repente, las cosas han cambiado y Leonel Fernández se recupera lentamente, a la vez que anuncia su retorno a la silla de alfileres, mientras manos de seda, han traído astutamente, temas a la agenda nacional, nada halagüeños para el presidente, como el de Yeni Berenice y Victor Díaz Rúa, la sentencia 168-2013, que ha desatado los demonios, el aumento de la deuda pública, el estancamiento de la economía y el recorte presupuestario de la segunda línea del metro de Santo Domingo Este.

No hay dudas de que el mandatario, enfrenta situaciones que no las ha creado y que podrían mermar su popularidad notablemente.

Para suerte suya, su gobierno tiene algunos puntos luminosos, como el desempeño eficiente del ministro de obras públicas, Gonzalo Castillo y el jefe de la Policía Nacional, Manuel Castro Castillo. En lo adelante, el desempeño de sus funcionarios, será clave para el mantenimiento de su popularidad.