Diez detenidos acusados de financiar a terrorismo islámico

Por miércoles 23 de noviembre, 2005

Madrid, 23 nov (EFE).- La Guardia Civil española ha tenido en varias provincias del litoral mediterráneo a diez personas acusadas de prestar apoyo logístico y financiar a grupos terroristas islamistas. Fuentes de la investigación informaron a EFE de que siete personas fueron detenidas en la provincia de Alicante, dos más en la de Granada y una décima en la de Murcia. La operación policial fue ordenada por el juez de la Audiencia Nacional española Fernando Andreu y continúa abierta.

El ministro español del Interior, José Antonio Alonso, ha anunciado que informará en las próximas horas de los resultados de este operativo.

Los detenidos prestaban supuestamente apoyo mediante el tráfico de drogas y la falsificación de tarjetas de crédito a organizaciones terroristas, indicaron a EFE fuentes jurídicas.

En la ciudad costera de Alicante, agentes de la Guardia Civil efectuaron diversos registros en varias viviendas de la zona centro y en algunos establecimientos comerciales, entre ellos locutorios telefónicos y una carnicería y detuvieron a cuatro personas.

La Guardia Civil confirmó que otros tres sospechosos fueron arrestados en la vecina localidad de Torrevieja, uno de los principales centros de veraneo del litoral mediterráneo.

En los registros efectuados en los domicilios de estos detenidos se ha incautado abundante documentación relacionada con el caso.

La detención de estos tres hombres, que según vecinos son argelinos, es consecuencia del dispositivo desplegado desde las 07.30 horas (06.30 GMT) en Torrevieja, en el que han participado varios agentes con el apoyo de un helicóptero.

En Granada fueron arrestadas dos personas, entre ellas, el propietario de un taller de reparación de vehículos del barrio de la Cartuja, en el centro de la ciudad.

Según indicaron a EFE varios vecinos el detenido "es de origen árabe, musulmán y tiene una barba muy larga, parece Bin Laden".

El otro detenido, también de origen árabe, es uno de los trabajadores del taller, donde los vecinos sospechaban que ocurría "algo raro", entre otros motivos porque "compraban objetos robados".

Agentes de la Guardia Civil registraron varias viviendas de la zona en la que se ubica el taller y se ha incautado de abundante material relacionado con las actividades de los detenidos.