Dirigente estudiantil ecuatoriano enjuiciado en Nueva York por lucha contra recortes

Por miércoles 19 de octubre, 2005

NUEVA YORK._ El dirigente estudiantil ecuatoriano Miguel Malo, vicepresidente del Senado de Estudiantes del Colegio Comunitario Hostos está siendo enjuiciado con cargos criminales en la Corte Criminal del mismo condado, tras reenviarse 25 veces el caso, después que en medio de una protesta fuera acusado de agredir al guardia de seguridad Sean White.

El caso de Malo, que ha llamado la atención de organizaciones norteamericanas e internacionales que velan por los derechos de los estudiantes en el mundo, comenzó el 15 de agosto del año 2001, cuando el dirigente fue arrestado bajo el referido cargo que tiene carácter criminal. Malo, dirigía una protesta de los educandos del recinto, que pertenece al sistema universitario público del estado de Nueva York, contra anunciados recortes en el programa de clases bilingües que afectarían significativamente a los alumnos latinoamericanos.

Mientras el dirigente sostenía un cartel en el que se abogaba por una revisión de la medida, fue interceptado por uno de los guardias de seguridad. Se produjo un forcejeo entre ambos y el oficial lo acusó de haberlo agredido.

Durante el proceso cientos de estudiantes se han manifestado tanto en el frente de la Corte Criminal de El Bronx como en otros lugares de la ciudad, reclamando que el juicio sea declarado nulo por la justicia.

Malo ha tenido que presentarse varias veces en corte – agosto del 2001, diciembre del 2003 y septiembre del 2004 -, pero ayer en la mañana, comenzó lo que podría ser la fase final de la causa de fondo en una sala de la corte. Malo, ha rehusado declararse culpable prefiriendo ir a juicio.

El dirigente es considerado uno de los principales activistas políticos del movimiento estudiantil latinoamericano en Nueva York y cuenta con el respaldo de entidades juveniles y sindicales de todo el país.

Su caso es seguido por los medios de comunicación tanto hispanos como anglosajones, debido a la repercusión del mismo. En la acusación del oficial contra Malo, el guardia señala que el estudiante se negó a abandonar el área conocida como “libre para expresarse”, pero White lo acosó, por lo que Malo decidió moverse del lugar.

De todos modos, el oficial insistió en perseguir al activista y posteriormente lo acusó de agresión y asalto en primer y segundo grado.

El de ayer, es el segundo juicio que se inicia contra Malo, posterior a que la corte no ha podido resolver el caso. La jueza Catherine Barlett tiene a su cargo la vista.

Malo fue acusado en los argumentos preliminares por la fiscal asistente Terry Gensler de haberse “excedido”, señalando que en agosto 15 del 2001, “usó utilizó el colegio para crear desorden, caos y disturbios, golpeando al oficial de seguridad”.

La representante del Ministerio Público dijo también que demostraría que Miguel entró al área de registro para exigirles a los demás estudiantes que boicotearan las inscripciones que se llevaban a cabo en ese momento.

“El señor Malo provocó desastres y desorden en el recinto educativo”, añadió la fiscal. Agregó que el acusado desobedeció la orden de un guardia de abandonar el área y por eso fue arrestado.

Pero Karen Funk, abogada del dirigente estudiantil rechazó las acusaciones y dijo que Malo llegó a los Estados Unidos en busca de oportunidades de superarse y por ello se enroló al gobierno estudiantil de Hostos. Recordó que su defendido sólo levantó un cartel contra la decisión de eliminar varias materias en español y aumentar la matrícula del ESL (Inglés Como Segundo Idioma).

Rechazó que Malo interrumpiera las registraciones, ya que sólo estaba dando informaciones a sus compañeros de estudios, hasta que el oficial intervino.

Malo dijo que desde el primer momento ha dicho la verdad sobre el incidente, alegando que levantó el cartel contra los cambios que se estaban produciendo, entre los que se incluían la eliminación de las materias de Sicología y Biología en español y un aumento en los costos de las prácticas de Lectura y Escritura.