Dirigentes equivocados

Por Carlos Luis Baron martes 10 de julio, 2012

En la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, pulula un conjunto de farsantes que no desprecian oportunidad en sus deliberados planes de atomizar la vida institucional de la academia. Ante cualquier decisión que pretenda cambiar el estado actual de las cosas, aparece un coro que se le opone. Ahora que se ha decidido indexar en algo, el aporte económico que deben realizar nuestros estudiantes para ayudar a financiar en parte, el costo de la educación que reciben, los que siempre han sido inertes para defender la Universidad frente a las cotidianas agresiones que ella recibe de los interesados en su desaparición, se vuelve a activar el coro que reclama transparencia a sus autoridades.

Se erosiona la imagen de la academia y se impide su normal desenvolvimiento bajo la exigencia de que se haga pública su nomina de pago, ya que de acuerdo con estos “patriotas” la academia sostiene a miles de botellas.

Para oponerse a medidas justas, necesaria y legitimas, anteponen el reclamo de que la Universidad sea transparente, dando a los enemigos de la UASD fuentes para ser citadas como argumentos en sus cotidianos y gratuitos ataques para dañarla.

Quienes esgrimen estos “argumentos” saben perfectamente que la nomina de la Universidad se encuentra con pelos y señales en la página virtual,uasd.edu.do, haciendo un clic en “Transparencia”, si mal no recuerdo, esos mismos señores se opusieron a la publicación de dicha nomina, cuando se decidió hacerla pública durante la rectoría del maestro Roberto Reyna, alegando confidencialidad.

Los mismos señores que perturban la paz u obstaculizan la implementación de las decisiones institucionales, alegan un necesario saneamiento de la academia, pero nunca han presentado una sola de las miles de botellas que dicen tienen en la Universidad.

Son los mismos que dirigen la Federación de Asociaciones de Profesores, FAPROUASD y la Federación de Estudiantes Dominicanos, FED, y pese a que manejan millones de pesos por concepto de contribuciones de profesores y estudiantes, nunca han presentado un informe económico de sus ejecutorias al frente de esas instituciones.

Todo lo contrario hace el Consejo Universitario, que a mas de publicar las nominas y los Estados de Resultados en su Ejecución Presupuestaria, hace de conocimiento general las actas de sus reuniones. ¿Alguien ha visto un informe económico de la FED o de FAPROUASD? ¿Quién tiene un acta de alguna de sus reuniones?

Ha llegado el momento de que quienes exigen transparencia a quienes ya lo son, asuman la transparencia en sus ejecutorias al frente de las instituciones sociales que manejan con absoluta discrecionalidad.

El presidente de FAPROUASD tan activo en la “lucha” de los estudiantes contra las “privatizadoras” medidas del Consejo Universitario, debe explicar ¿Qué ha hecho con los más de veinticinco millones de pesos que ha descontado a los profesores durante su administración?

Ese “ coraje” que ha sacado para obstaculizar las labores en la Universidad enfrentando decisiones institucionales, debiera emplearlo para generar la sinergia que permita reducir la pesada carga docente de los profesores, sin reducirle sus ingresos, así como también, para que sea reducida a un mínimo de treinta la cantidad de alumnos con la que trabajan por secciones. Para eso fue que lo elegimos y no para que ande de politiquero barato, levantando en nuestro nombre, una agenda que puede tener fines inconfesables contra la Universidad.

El autor es catedrático Universitario y dirigente del PTD.