Dominicanos sobrevivieron en mar comiendo pescados, hojas y palos

Por jueves 27 de octubre, 2005

Puerto Plata (R.Dominicana), (EFE).- Veinte dominicanos desaparecidos desde hace 15 días cuando embarcaron rumbo a Puerto Rico y que aparecieron el lunes en las islas Turcos y Caicos, regresaron este jueves tras sobrevivir comiendo pescados, hojas y palos. Los frustrados viajeros retornaron al país por el aeropuerto Gregorio Luperón, en la provincia de Puerto Plata, a 215 kilómetros al norte de la República Dominicana, tras ser repatriados por las autoridades de las islas Turcos y Caicos.

"Fue algo bien horrible lo que pasamos en el mar, los hombres nos hacíamos los fuertes y rogábamos a Dios que no nos dejara morir. Las mujeres lloraban, pero a veces también nosotros nos desesperábamos y perdíamos la esperanza", dijo a EFE Joel Pérez, el más joven de los sobrevivientes con 16 de años.

Pérez narró que quería ir a Puerto Rico para comprarse una motocicleta y así poder ir a la escuela.

Según el joven, la embarcación salió de la playa La Hermita, en la provincia Espaillat (norte) el 10 de octubre, pero cuando llegaban a la costa de Nagua (noroeste), el mal tiempo desvió la barca y luego se agotó la gasolina quedando a la deriva.

Dijo que durante tres días vieron las luces del pueblo de Nagua por lo que muchos de ellos intentaron llegar a tierra nadando con la ayuda de pedazos de madera, pero no pudieron hacerlo.

También reveló que en dos ocasiones vieron un helicóptero sobrevolar la zona donde se encontraban al que hicieron señas, sin éxito, con una linterna.

"Creíamos que nos había visto, pensamos que nos irían a buscar, pero nada ocurrió", lamentó Pérez en sus declaraciones a EFE.

Mientras, José López y Wiliams Noberto, otros de los náufragos rescatados con vida, aseguraron que "jamás" volverían a viajar en esas condiciones.

Norberto reveló a EFE que el grupo de emigrantes estaba integrado por 56 personas, pero que 34 decidieron quedarse tras detectarse problemas en la embarcación.

De los 22 que siguieron la travesía, dos "se perdieron" en el mar al romperse una soga que los sujetaba mientras pescaban para garantizar su sustento.

El representante de la Policía de islas Turcos y Caicos, Peter Queich, que acompañó a los náufragos hasta la República Dominicana, dijo a la prensa que los dominicanos fueron rescatados deshidratados y quemados.

José Luis Cosme, gobernador de la provincia María Trinidad Sánchez (noreste) y de cuya zona era la mayoría de los emigrantes, enfatizó que este suceso tiene que ser "el punto de partida para cerrar el paso a los organizadores de los viajes de indocumentados". Mientras, el senador de esa provincia, Jesús Vásquez, agregó que es necesario aunar esfuerzos para endurecer las penas en contra de los organizadores de estos viajes.

Las autoridades dominicanas dejaron detenidos a dos de ellos, Francisca de la Cruz y Pedro Jiménez, con el fin de determinar si tienen algún vínculo con los organizadores de la travesía.

Los náufragos aparecieron cuatro días después de que los organismos de socorro dominicanos los dieran por desaparecidos e incluso después de que muchos familiares comenzaran a velarles.