Donan libros y documentos de Aída Cartagena Portalatín a Biblioteca Nacional

Por domingo 27 de abril, 2008

Durante un acto efectuado en la XI Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2008, la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña (BNPHU) recibió importantes documentos y libros que pertenecieron a la notable escritora Aída Cartagena Portalatín.

La donación tuvo lugar en el moderno stand de la institución, durante un acto en el cual el director de la BNPHU, Diómedes Núñez Polanco, recibió la donación de parte de la señora Olimpia Cartagena Portalatín de Carlos Mesa Cartagena y de otros familiares de la extinta escritora.

Al hacer entrega del donativo, el pasado viernes, la señora Cartagena Portalín expresó que estaba cumpliendo la voluntad expresa de su hermana Aída, quien había pedido que sus libros, manuscritos y otros documentos fuesen entregados a la Biblioteca Nacional.

Manifestó que se siente segura de que la Biblioteca Nacional sabrá preservar la documentación y libros que pertenecieron a su familiar.

En tanto, el director de la Biblioteca manifestó que se siente altamente agradecido por el legado y resaltó que Aída Cartagena es una de las escritoras fundamentales que ha tenido la República Dominicana.

Indicó que la producción literaria de Cartagena Portalatín refleja el compromiso social y literario que asumió para beneficio de la educación y la cultura.

Carlos Mesa Cartagena, sobrino de la escritora Cartagena Portalatín, manifestó que cada una de las obras donadas está cargada de innovación, historia, academia y sobre todo de ideas progresistas y pensamientos audaces.

"Señor director de la Biblioteca Nacional, funcionarios de esta institución, tienen ustedes el compromiso de velar y cuidar de estas obras, como las conservó tía Aída y luego mi tía Olimpia".

Cartagena Portalatín nació el 18 de junio de 1918 y falleció el 3 de junio de 1994. Fue poeta, narradora, historiadora y educadora.

Cursó los estudios elementales y secundarios en su pueblo natal, Moca. Luego se trasladó a la capital dominicana e ingresó a la Universidad de Santo Domingo, donde se doctoró en Humanidades. Realizó estudios de postgrado en Museo-grafía y Teoría de las Artes Plásticas en la Universidad de París.

Fue profesora de Historia del Arte e Historia de la Civilización en la Universidad Autónoma de Santo Domingo y en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Dirigió los cuadernos literarios Brigadas Dominicanas y la revista de la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Trabajó como consejera de la UNESCO en París (1965) y formó parte del jurado del Premio de Casa de las Américas, en La Habana (1977).

Sus constantes viajes a Europa, América Latina y África enriquecieron considerablemente su obra literaria y sus investigaciones en el campo de la historia del arte. Militó en la agrupación La Poesía Sorprendida que reunía a los poetas más elitistas del país de los años 40 y 50.

Poemas suyos como "Estación en la tierra", "Una mujer está sola" y "La casa" confirman la soledad y la rebeldía que caracteriza la mayor parte de sus textos y fortalecen, al mismo tiempo, el sentido social de una producción literaria que en su conjunto aboga por situar la mujer de su época en su justo espacio y dimensión. Su novela Escalera para Electra fue finalista del Premio Biblioteca Breve (Editorial Seix Barral) en 1969. Es la escritora dominicana más antologada y estudiada del siglo XX.