Dos ataques suicidas contra OTAN en Kabul causan cuatro muertos

Por lunes 14 de noviembre, 2005

Kabul, 14 nov (EFE).- Dos coches bomba dirigidos por supuestos terroristas suicidas contra sendos vehículos de la OTAN en Kabul causaron hoy la muerte de cuatro personas, entre ellas un soldado alemán y un niño, además de heridas a cerca de una decena.

Con un intervalo de apenas hora y media, los dos coches cargados de explosivos estallaron en una de las zonas más concurridas de la capital afgana, la calle Jalalabad Road, cerca de la sede de la Misión de Naciones Unidas para Afganistán (UNAMA).

En el primer atentado, llevado a cabo con un vehículo Toyota Corolla sobre las 15.00 hora local (10.30 GMT), murieron un soldado alemán y un civil, además del terrorista suicida que se empotró contra el vehículo de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN.

Esta explosión causó además heridas a otras seis personas, entre ellas dos militares de la OTAN, dos viandantes y dos policías afganos que custodiaban la sede de la UNAMA, según dijo a EFE el portavoz del Ministerio afgano de Interior, Yousif Stanikzai.

Aunque la ISAF sólo ha confirmado que había perdido la vida un soldado de esa fuerza internacional, Mohammed Akbar, responsable policial en el área, precisó que su nacionalidad era alemana y poco después lo confirmó el ministerio germano de Defensa.

Sólo hora y media después, un ataque casi idéntico contra otro vehículo de la OTAN, a pocos metros de donde se produjo la primera explosión, causó la muerte de una mujer y de un niño de corta edad, apuntó Yousif Stanikzai.

Según el portavoz del Ministerio de Interior, se produjo un tercer incidente cuando un coche se dirigió a toda velocidad en el área, lo que alertó a las fuerzas de seguridad que dispararon contra él y como consecuencia dos personas resultaron heridas.

El portavoz Yousif Stanikzai indicó que, tras inspeccionar el vehículo, se determinó que no llevaba explosivos.

Efectivos de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad de la OTAN acordonaron la zona de inmediato, lo que provocó un gran atasco de tráfico en varias áreas de Kabul.

La ISAF tiene destacados en Afganistán cerca de 12.000 soldados de 36 países, la mayoría en Kabul y el norte y el oeste del país, mientras las cerca de 20.000 tropas estadounidenses están desplegadas en las áreas del este y el sur.

Aunque la capital afgana suele estar relativamente en calma en comparación con las peligrosas zonas del sur y este de Afganistán, recientemente se produjo otro ataque suicida, que fue reivindicado por los rebeldes talibanes.

El pasado 28 de septiembre, un atentado suicida cerca del Centro de Entrenamiento del Ejército Nacional Afgano (ANA) en Kabul costó la vida a nueve personas, entre ellos el atacante, y provocó heridas a otras 36.

Este ha sido un año especialmente violento en la historia de Afganistán, que celebró en septiembre pasado las primeras elecciones legislativas de su historia.

Más de 1.500 personas han muerto en Afganistán en incidentes violentos en lo que va de año, la gran mayoría causados por ataques de supuestos rebeldes talibanes. EFE