Dos hombres presentan demanda por presunto abuso sexual

Por lunes 12 de septiembre, 2005

Miami (EEUU), (EFE).- Dos hombres presentaron hoy una demanda contra la diócesis de Orlando, en Florida (EEUU), por presunta negligencia al permitir a un sacerdote continuar en sus funciones después de denuncias sobre supuesto abuso sexual.

Los dos hombres, que buscan una indemnización de cinco millones de dólares cada uno por severos daños psicológicos, arguyen que el presunto abuso del religioso Vernon Uhran atrajo la atención de la diócesis en 1969, pero no fue destituido, ni se tomó ninguna acción disciplinaria.

Uno de los demandantes, identificado sólo como John Doe 4, sostuvo en los documentos consignados en el tribunal que el sacerdote Uhran abusó sexualmente de él diez veces en 1971.

Los supuesto abusos ocurrieron cuando tenía catorce años, en un viaje de tres meses que hizo con el religioso y otros adolescentes por Estados Unidos.

El segundo demandante, John Doe 5, afirmó que Uhran lo molestó sexualmente en 1973 cuando tenía nueve años en la iglesia de la Resurrección en Lakeland, en la costa oeste del estado de Florida, y también en 1976.

Según la demanda, en ambas ocasiones el menor estaba bajo el cuidado del sacerdote, quien se había ofrecido a supervisarlo en su parroquia mientras sus padres estaban de vacaciones.

La diócesis de Orlando no hizo comentarios porque aún no ha recibido la demanda.

Esa diócesis y la de St. Augustine estuvieron acordaron pagar a comienzos de este año 1,5 millones de dólares a tres hombres que dijeron haber sufrido abusos sexuales por parte de Uhran y otros religiosos.

El caso se presentó una semana después de que el sacerdote católico Neil Doherty, de 62 años, fuera demandado por 25 millones de dólares por un hombre que lo acusa de haberle drogado y violado cuando tenía nueve años de edad.

La acción judicial fue interpuesta en Fort Lauderdale, al norte de Miami, contra Doherty, quien hasta 2002 y durante 30 años trabajó en parroquias de la archidiócesis de Miami, que tiene jurisdicción sobre varios condados del sur de Florida.

Según la acusación, presentada el martes, los abusos comenzaron en 1990, cuando el demandante asistía a la iglesia de San Vicentec, en la ciudad de Margate, en el condado de Broward, vecino a Miami.

Una demanda presentada contra el religioso por un caso similar en 1978 fue desestimada porque las leyes de Florida establecen la prescripción de estos delitos después de cuatro años, cuando la víctima es mayor de doce años.

El sacerdote fue retirado de sus funciones en 2002. EFE