Dudas al 4 por ciento

Por Carlos Luis Baron martes 4 de diciembre, 2012

La lucha del cuatro por ciento fue una batalla de los editores de libros, de los suplidores de artículos escolares, de los dueños de la enseñanza privada, y de profesores en búsqueda de mejores salarios. En ningún caso sus ramificaciones se pueden decir que fueron populares. Las fallas y entuertos del sistema educativo, no pueden ser mejoradas con el cuatro por ciento del presupuesto nacional. Mas que de recursos, es una falla del sistema, de mala programación.

Por el contrario, sin hacer una limpieza del sistema educativo, ese cuatro por ciento se lo va a tragar la burocracia, la búsqueda de mejores salarios, los editores de libros, los vendedores de uniforme, los suplidores del desayuno escolar y los vaivenes de una educacion que está en muletas.

El grave problema de la educación dominicana no es de falta de recursos, sino de ausencia de visión. Organismos internacionales traen sus recetas al sistema educativo nacional y las mismas son aprobadas sin hacer adaptaciones.

Los males que ahora padecemos, y que todos los ministros de educación han sido indiferentes de enfrentar, devienen desde esas reformas complacientes con técnicos extranjeros que sólo significaron un retraso.

Favorezco más recursos y atenciones para la educación, pero el cuatro por ciento no fue una lucha en el corazón del pueblo, sino pensando en los bolsillos de los comerciantes del sistema de enseñanza.

Grandes economías y reducción de gastos se pueden implementar con la eliminación de la Pruebas Nacionales, que se llevan todos los años unos mil millones de pesos.

Esas Pruebas Nacionales sencillamente no sirven para nada, eso se ha demostrado en todos los años que tienen de vigencia. No hay razón para invertir tanto dinero en las Pruebas Nacionales.

Una de las mejores noticias que pueden darse en el sistema educativo nacional, no es el cuatro por ciento, sino la abolición de las pruebas nacionales. También está racionalizar el desayuno escolar, como está planificado, para el suministro de alimentos regionalizados, lo cual abaratará los costos.

No tengo esperanzas de que va a funcionar mejor el sistema educativo nacional, porque fuera aprobado el Cuatro por Ciento. Por el contrario, se podría dar un mayor despilfarro y nuevas luchas de los profesores pidiendo aumentos de salarios y programas de pensiones y seguridad social.

Al magisterio hay que enseñarle que a la escuela se va a enseñar. El sacerdocio del profesor tiene que ser reimplantado en las aulas. Para ello se necesitan más educadores, y menos dirigentes sindicales.

Ya está aprobado el Cuatro por Ciento. Lo que hay desde ahora es trabajar para que a mayores recursos se pueda mejorar la enseñanza. No me disculpo, sigo con mis dudas….